En verano, ¡adiós a los pañales!

El verano es un excelente momento para acompañar a los más pequeñitos con el entrenamiento para el uso del baño, pues utilizando ropa ligera se facilita este proceso. El logro del proceso no es obvio, como el aprender a hablar. Este se da de forma gradual cuando el niño/a cuenta con una madurez tanto física como emocional. 

Regularmente los niños dejan el pañal de día entre los dos años, tres meses y los dos años y medio. Y de noche es un logro que se puede alcanzar al mismo tiempo que con el de día o puede durar hasta los cuatro años.

El éxito de este proceso depende únicamente de tu hijo, de “si está listo para”, el empezar a entrenar al niño antes no garantiza que lo logre más pequeño. Es importante no dejarse impresionar por comentarios o experiencias de otros.

¿Cómo saber que mi hijo/a está listo para dejar el pañal?

  • Avisa que va a hacer y no que ya se hizo.
  • Se esconde y/o le incomoda el pañal.
  • El pañal permanece seco por períodos de cuarenta y cinco minutos o una hora.
  • Es capaz de subirse y bajarse su ropa interior y pantalón.
  • Se muestra autónomo e independiente.
  • Se expresa con frases de dos o más palabras.

Paso a paso

  • Llevar una bitácora y observarlo durante por lo menos 3 días, para identificar cada cuanto moja el pañal y su horario regular para evacuar.
  • Durante la primera semana procura no hacer recorridos largos fuera de casa.
  • Colócale únicamente calzoncillos (no calzoncillos de entrenamiento pues es la misma textura que la del pañal).
  • No más pañales, ni para viajes cortos en el carro. El tener un accidente de pipi, también es un aprendizaje.
  • Coloca un banco en el inodoro para que pueda apoyar sus pies y sentirse seguro, una rueda de entrenamiento y decorar juntos el baño.
  • Explica dando modelos de conducta sobre el logro que acompañarán juntos. Utiliza cuentos relacionados o muñecos que ejemplifiquen.
  • Inventen juntos una canción para cantar cuando sea hora de ir al baño.
  • Haz sonar un timer de cocina cada 45 minutos para que identifique que es momento de ir al baño. No le preguntes si desea ir al baño, pues la respuesta puede ser “no”.
  • Si logra hacer en el inodoro, dale  una recompensa inmediata: sticker,  botoneta, abrazo, baile, choque de manos.
  • Lleva esta rutina por 3 semanas hasta que pueda avisar de forma individual que desea ir al baño.
  • Evita las bacinicas, es alargar el proceso. Motívalo con el uso directo del inodoro.
  • Colócale ropa cómoda y accesible; sin muchos botones o cierres.
  • Muestra una actitud calmada y comprensiva; pues los primeros días los accidentes serán comunes.
  • Jamás lo ridiculices, exageres o retes.
  • Evita trabajar dos procesos a la vez.
  • Es común que durante el proceso muestren irregularidad para evacuar, pues la sensación del pañal ya no está presente. Aumentando la ingesta de líquidos y frutas ayudará a la flora intestinal.

Respeto, coherencia y espera serán las claves para acompañar felizmente este proceso. La actitud que tomes de esperar, acompañar y alentar, fortalecerá al niño en  este importante logro.

Autor: Alejandra De León

Autor entrada: admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *