10 mandamientos de la mamá de hoy

  1. No me compararé. Si no pude tener un parto natural, si pedí inyección epidural, si tuve una cesárea o si no pude amamantar, no me sentiré culpable por ello. No competiré con aquella mamá que es excelente cocinera, artista, deportista y que puede llegar a todas las actividades del colegio de sus hijos viéndose como modelo de revista y con uñas de salón. La maternidad no es una carrera de caballos y amaré a mis hijos dentro de nuestra situación particular. Competiré únicamente conmigo misma para ser mejor cada día.

2. Amaré y respetaré mi cuerpo. Mis estrías y cicatrices son recordatorios de la mayor hazaña de mi vida: Incubar y dar a luz a una persona. Las libras de más, puedo eliminarlas con un poco de esfuerzo. Me aseguraré de estar saludable y que mi cuerpo me permita disfrutar mi vida. Mis hijas merecen crecer con una imagen corporal sana y apreciando la feminidad y su cuerpo de niñas que más adelante les permitirá a ellas mismas convertirse en madres.

3. Respetaré la individualidad de mis hijos. Aprenderé a aceptar sus diferencias, evitando compararlos y reforzando sus fortalezas. Estaré consciente de que mi hijo no será como aquel sobre el que leí en un libro, ni como el hijo de mi amiga, el de mi prima, el de mi hermana o el de mi cuñada.

4. Delegaré, pediré y aceptaré ayuda. Rechazaré el estereotipo de la “supermamá”. Aceptaré cuando alguien ofrezca ayudarme y darme un espacio para descansar, salir, estudiar o trabajar. Permitiré que mi pareja participe de la crianza, pues es una tarea de ambos y los dos somos igualmente capaces. Mi pareja y mis hijos merecen tener, entre ellos, una relación propia y distinta. Cuando sienta que las cosas se me escapan de las manos, acudiré a alguien con más experiencia y esto no significará que soy débil.

5. No juzgaré. Jamás diré a otra mamá cómo educar a sus hijos, ni creeré saber más. Todas somos diferentes y de ninguna manera asumiré el derecho de sentirme superior.

6. Seré prudente. Guardaré mis opiniones y pensamientos sobre la maternidad de otras mujeres, a menos que se me pida consejo. En ese caso, aconsejaré con sensibilidad y tacto.

7. Respetaré mis propias necesidades y deseos. Haré todo lo posible por realizarme como persona dentro de mis posibilidades y no me dejaré derrumbar ni ubicaré a mis hijos como excusa para detener mi camino; las decisiones que yo tome, serán siempre mías y de nadie más. Encontraré tiempo cada día para dedicarme a mí misma, o para hacer algo que me guste.

8 .Conservaré mi sentido del humor. Disfrutaré cada etapa del desarrollo de mis hijos; recordaré con una sonrisa las travesuras y los fracasos que me ayudaron a aprender a ser mamá para mis hijos. Reírme de las situaciones cotidianas me ayudará a sobrellevar mejor las dificultades más serias de la vida, y les enseñará a los niños que un error no es una catástrofe. Las cosas pasan y pueden manejarse si se tiene la actitud adecuada.

9. Nunca diré “nunca”. Antes de ser mamás, las mujeres prometemos y juramos que nunca haremos ciertas cosas: Nunca limpiaré mocos con la mano, ni una mejilla sucia con mi dedo y mi saliva. Mi hijo nunca hará un berrinche. Nunca saldré en fachas a la calle porque no me alcanzó el tiempo para arreglarme. Nunca lloraré en una clausura o en un acto cívico. Nunca elegiré dormir antes que ir al gimnasio.Nunca ubicaré a mi pareja en segundo plano con la llegada de los niños. Nunca daré nalgadas, haré amenazas ni alzaré la voz. Nunca patalearé ni lloraré de desesperación. ¿Quién no se ha encontrado en alguna de estas situaciones? Los hijos llegan sin manual y la maternidad es una experiencia distinta y novedosa para cada mujer. Iré con la corriente y disfrutaré la travesía. Es normal e incluso sano perder el control de vez en cuando.

10. Prestaré mis brazos. Serviré de apoyo a otras mamás que necesiten de mí, siempre.

Autor: Natalia Méndez-Ruiz / Psicoterapia Clínica / Posgrado en Asesoría Familiar y Conyugal Evaluación y Orientación Psicopedagógica

Autor entrada: admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *