17 de noviembre, día mundial del bebé prematuro

El 17 de noviembre, la Organización Mundial de la Salud (OMS) conmemorará el Día Mundial del Bebé Prematuro, con la idea de concienciar a la sociedad sobre los cuidados necesarios desde el momento del embarazo hasta el parto prematuro.

Un bebé prematuro

En función de la cantidad de semanas que ha estado en gestación un bebé se considera prematuro el que nace antes de las 37 semanas de gestación. Antes, un caso de nacimiento prematuro era una causa importante de muerte infantil. Se desconocía qué cuidados necesitaban los bebés nacidos en estas circunstancias, y las técnicas médicas eran escasas. Sin embargo, ahora la supervivencia de los bebés prematuros es cada vez mayor.

Los problemas de salud en la madre como diabetes, cardiopatía y nefropatía pueden contribuir al trabajo de parto prematuro. A menudo se desconoce la causa, pero algunos nacimientos se dan por embarazos múltiples, como es el caso de gemelos o trillizos, así como diferentes problemas relacionados con el embarazo, mala nutrición, entre otros.

En el caso de los bebés, la patología de mayor importancia clínica asociada a la prematuridad es la dificultad respiratoria. Uno de los problemas más frecuentes que se presentan es la inmadurez de órganos y sistemas que le impiden, por ejemplo; el control normal de la temperatura corporal, la función pulmonar, la nutrición, o la eliminación de los productos de desecho, lo que condiciona la supervivencia del niño, entre otra serie de dificultades, que dependiendo el caso se pueden dar. Antes del alta, es necesario que el pretérmino sea capaz de tomar toda la alimentación por vía oral (por biberón o lactancia materna). Debe haber aumentado de peso y tener una temperatura estable.

En cuanto a los cuidados, presentan mayor susceptibilidad a la infección, lo que exige un lavado riguroso de las manos antes y después de manipular al bebe, disminuir la contaminación de los alimentos y de los objetos que estén en contacto con él, para ello en los primeros días de nacimiento y durante unos meses es recomendable que estén bajo supervisión médica las 24 hrs del día.

Unidad Materno Infantil

Unidades de Cuidado Materno Infantil como la de El Sanatorio El Pilar- UMI- combina tecnología avanzada y profesionales de la salud capacitados para brindar cuidados especializados a los pacientes más pequeños (neonatólogos, pediatras, terapistas respiratorios y enfermeras 24 horas). La UMI cuenta con áreas de cuidados neonatales (intensivo e intermedios ) para bebés que necesitan un cuidado especializado. Los miembros del equipo colaboran con los padres para desarrollar un plan de cuidado para los recién nacidos de alto riesgo.

En UMI también se implementa el método madre y padre canguro, técnica que genera un efecto mágico en el recién nacido. Cuando se puede hacer, la humana es la mejor incubadora. Además de aportar beneficios emocionales, cuando está con su madre piel con piel el bebé regula mejor el estrés y por ende se adapta mejor al medio y a los estímulos externos, además de mejorar la regulación de las constantes vitales (temperatura, pulso, ritmo cardíaco) y por supuesto, facilitar la lactancia materna, un verdadero medicamento natural para los bebés prematuros. La situación clínica del bebé mejora notablemente, lo cual contribuye a que gane peso y junto a la supervisión médica que se le brinda en la unidad neonatal, su recuperación sea pronta.

 

“En Guatemala, en Sanatorio El Pilar, tenemos muchas historias de éxito espectaculares que contar. Hasta noviembre se han ingresado alrededor de 100 recién nacidos, un 10% bebés prematuros, que luchan como tritones para salir adelante, contra todo pronóstico. Que gracias a los cuidados, atención de la familia y la labor del personal del intensivo que de día y noche los cuidan, entregándoles todo su esfuerzo y sus conocimientos, los bebés pueden prosperar y alcanzar su potencial” Dra. Andrea Castillo Neonatóloga, Jefa del Intensivo Neonatal de Sanatorio El Pilar

 

                                                                                                                                                                                                             Lukas nació a las 32 semanas de embarazo de su mami, Danny. Tuvo que nacer porque Danny comenzó con aumento grave de su presión arterial. Necesitó ventilador por la inmadurez de sus pulmones y varios medicamentos que lo ayudaron con complicaciones a las que debió enfrentarse. Estuvo con nosotros en el intensivo 6 semanas. Ahora Lukas es un bebé hermoso, dulce y sonriente que robó el corazón del equipo médico. Tanto así que para su primer cumpleaños decidieron celebrarlo en el Sanatorio.

“Y así les puedo contar un ciento de historias, bebés con edades al nacimiento que les hacen tener necesidades de extremos cuidado, lo que me hace emocionarme hasta las lágrimas porque hemos podido suplirlas: Elisa, Facu, Benja, Sebas, Nico, José Joaquín y José Nicolás, Estefanía, Sofi, Mateo, Anika, Diego, Pili, Ricardito, Helena … y a los papis de estos benditos campeones que lucharon día y noche” Dra. Andrea Castillo Neonatóloga, Jefa del Intensivo Neonatal de Sanatorio El Pilar

Autor entrada: admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *