Alcanzando la autonomía a través de una guía Montessori

¿Sabías que el desarrollo de la autonomía permite que LOS NIÑOS sean capaces de resolver problemas, aceptar nuevos retos, manejar la frustración, además de brindarles seguridad en sí mismos?

Entre los 2 a los 6 años, el desarrollo de la autonomía favorece la independencia, la autoimagen, el manejo adecuado de transiciones y situaciones nuevas, la toma de decisiones, la expresión adecuada de emociones, el manejo de rutinas, la virtud del orden y lo más importante la toma de responsabilidades. 

Uno de los principios y pilares del Método Montessori es el desarrollo de la autonomía. La doctora María Montessori, fundadora y creadora del método, cree y asegura que todo niño es capaz de realizar las cosas por sí mismo, no importa el tiempo que le tome, ni la cantidad de errores que cometa, esta es la manera en que los pequeños aprenden.

¿Cómo desarrollarla?

A través de la participación constante y de forma natural en actividades cotidianas que les permite experimentar una y otra vez las acciones que ha observado como: 

  • Vestirse y desvestirse
  • Doblar y guardar su ropa 
  • Limpiar y cambiarse los zapatos
  • Bañarse y peinarse
  • Lavarse los dientes
  • Guardar y clasificar sus juguetes
  • Poner, servir y quitar la mesa
  • Lavar y pelar frutas y verduras
  • Clasificar granos por color 
  • Picar alimentos
  • Preparar una receta
  • Regar las plantas
  • Lavar platos, sacudir y barrer
  • Limpiar con una esponja o toalla si derramó un líquido 
  • Servirse una merienda o líquidos
  • Alimentar a la mascota 

Para que el niño gane confianza en sí mismo y tenga una buena autoestima es necesario animarle y aplaudirle sus logros. 

Cuando continuamos realizando ciertas actividades que ellos ya son capaces de hacer no solo limitamos su potencial, sino que el mensaje que le transmitimos es “como tú no puedes, lo hago yo por ti”. 

A medida que los niños crecen van reclamando su espacio y quieren hacer muchas más cosas por sí solos, sin ayuda de nadie. 

A los  tres años es muy común escuchar la palabra “yo solo”, ya que a esta edad tienen una fuerte tendencia al orden y a la independencia. Es importante que estas ganas de valerse por sí mismo no sean detenidas.

Recomendaciones 

  • Brinda un modelo de conducta explicando cómo debe hacerlo; siempre respetando su ritmo, desarrollo, e interés transmitiendo seguridad y mostrando confianza en sus capacidades. 
  • El ambiente debe favorecer el orden y los materiales deben estar a su alcance y ser del tamaño adecuado. 
  • Indica con exactitud el uso de los objetos, enseñando con el ejemplo y movimientos precisos. 
  • Utiliza recursos como bancos o escaleras pequeñas para favorecer que acceda al lavamanos o al lavaplatos. 
  • Las áreas en las que el niño se desenvuelve deben estar separadas entre sí: rincones de juego, área de trabajo, área para el descanso.
  • Es importante no dar consecuencias o castigar la falta, el que cometa errores le permitirá desarrollar autocontrol y precisión.

Autor: Alejandra De León / Problemas de Aprendizaje y Orientación Escolar / Máster en Asesoramiento Educativo y Familiar / Directora Imagine Preschool

Gabriela Santos Soto / Profesora en educación inicial y primaria / Guía Montessori Certificada por ASED / Homeroom Teacher Imagine Preschool

Autor entrada: admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *