Aprendizaje: vivencial y experiencial

Actualmente, las pautas de desarrollo han cambiado, al igual que los métodos de enseñanza. A lo largo del tiempo, la investigación encontró que el aprendizaje sistemático y por repetición no permitía que el alumno, como ente pasivo, lograra hacer propio el aprendizaje.

De 0 a 6 años el cerebro del niño alcanza una gran plasticidad neuronal, es decir, capacidad para aumentar nuevas funciones a través de conexiones neuronales que  generan nuevas respuestas  al recibir los estímulos adecuados.

Un niño en edad preescolar aprende por medio del movimiento; sus períodos de atención sostenida son cortos, se encuentra en la etapa sensoriomotora y preoperacional, y demanda un aprendizaje significativo (con sentido) para que se afiancen conceptos como colores, formas, conceptos de espacio, tamaño, noción de cantidad al igual que vocabulario nuevo.

El aprendizaje vivencial y experiencial

Para John Dewey, “toda auténtica educación se efectúa mediante la experiencia”.

Que el aprendizaje sea concreto y experiencial, mejora su estructura cognitiva y modifica a la vez las actitudes, valores, percepciones y patrones de conducta. Este tipo de enseñanza consiste en presentar al alumno los conceptos a través de distintos canales de aprendizaje: visual, auditivo y kinestéstico, es decir, el niño  puede ver, oler, tocar y sentir el concepto que está aprendiendo. Engloba los diferentes tipos de inteligencia que puede presentar cada alumno según Gardner: visual-espacial, lingüística, lógico-matemática, musical, kinestésica, naturalista, interpersonal e intrapersonal.

Aspectos a observar en la metodología vivencial de un preescolar:

  • Actividades musicales, artísticas y recreativas.
  • Actividades sensoriales con material como pasta cocida, gelatina, chocolate líquido, agua con jabón, espuma de afeitar, leche condensada, plumas de colores, limpiapipas, granos, algodón, plastilina, gelatina de pelo, etc.
  • Al enseñar conceptos según una unidad temática los niños están en contacto con siembras, frutas, verduras, animales, servidores públicos, transportes, etc.
  • Desarrolla destrezas de vida práctica y autonomía a través del programa Montessori.
  • Las actividades permiten afianzar el concepto por medio del movimiento: camina, gatea, salta o corre sobre un trazo nuevo.
  • Oportunidades de trabajar juego simbólico e imitación de roles.

Fases de la metodología experiencial:

  1. Experimentación: percibir por medio de los sentidos.
  2. Observación y reflexión: compartir con otros en actividad grupal.
  3. Significado propio: procesar y afianzar el concepto.
  4. Aplicación práctica a la vida diaria

El educador deberá tomar en cuenta el cuidado de la seguridad física y emocional de sus alumnos, que el ambiente sea propicio, que los alumnos puedan comunicarse entre ellos, respetar y validar respuestas y formas de expresión.

Autor: Alejandra de Leon

Autor entrada: admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *