Autoestima en nuestros hijos

Cuántas veces hemos escuchado o leído que el tener una buena autoestima, nos hace tener un buen concepto de nosotros mismos y además repercute de manera positiva en nuestra vida ya que nos brinda herramientas que se vuelven indispensables para lidiar de manera más adecuada con las exigencias del mundo que nos rodea. Por lo mismo una buena autoestima es la armadura que va a proteger a nuestros hijos frente a los desafíos de la vida. 

Cuando hablamos de autoestima, nos referimos a ese valor que  nos asignamos a nosotros mismos y que va relacionado con cuanto nos aceptamos como somos y qué tan satisfechos estamos con nosotros mismos, también va estrechamente de la mano relacionada con el grado en que creemos que tenemos derecho a ser felices; tomando en consideración esto, podemos hablar que los niños desde muy pequeños van desarrollando el concepto de sí mismo. A los dos años nuestros hijos empiezan a ser receptores de las cosas que son importantes para nosotros sus padres, lo que esperamos de ellos y su conducta va orientada a obtener reconocimiento y afecto. A los cinco o seis años les preocupa lo que piensen de ellos los demás y evitan las críticas.

Poner en práctica los siguientes tips ayudará a que nuestros hijos sean más seguros de sí mismos, confíen en sus capacidades; identifiquen sus errores y los acepten; sabrán que cuentan con nuestro apoyo, afecto y aceptación; van a valorarse a sí mismos; sobre todo sabrán defender sus derechos y sus puntos de vista.

Consejos:

  • Brindarle la atención que necesita; esto le ayudará a reforzar la sensación de que es muy valioso para ti.
  • Establecer límites, siempre y cuando sean reglas razonables; ya que es importante que sepa que algunas reglas no se pueden cambiar.
  • Elogiar el esfuerzo y los logros alcanzados;  esto hace que fortalezcamos de manera positiva y constante a las cosas que a ellos les importa.
  • Animar a que  tome riesgos saludables; o sea que explore algo nuevo como hacer un nuevo amigo, probar comida diferente, recordemos que sin riesgos no hay oportunidad para llegar al éxito.
  • Crear un espacio en el que pueda expresar sus sentimientos abiertamente sin sentir que se le está juzgando.
  • Aceptar y respetar sus ideas, animándolos para que las lleve a cabo aunque sea diferente a las de los demás.
  • Permitirle que realice su trabajo y obligaciones a su ritmo.

Autor: Evelyn Barrios

Autor entrada: admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *