Ayuda a tus niños a afrontar la pandemia de la Covid-19

La COVID-19 (coronavirus) se ha convertido en el tema diario de conversación. Para nosotros, como padres de familia y responsables del bienestar de nuestros hijos, es muy importante ayudarlos a comprender lo que está pasando y apoyarlos en lo necesario para su desarrollo.

Jennifer Rodemeyer, administradora del Programa para Vida Infantil de Mayo Clinic, ofrece estas sugerencias para ayudar a los niños a afrontar esta experiencia.  


Definir el significado de las palabras relacionadas con el COVID-19  

Los niños escuchan todos los días sobre el virus, así que siéntate un momento con ellos para explicarles qué es el coronavirus y la COVID-19 en palabras adecuadas para su desarrollo. Empieza la conversación con la siguiente pregunta: “¿qué es para ti el coronavirus y la COVID-19?”. La respuesta te permitirá entender qué sabe el niño —o cree saber— y cómo percibe la enfermedad.

Presta atención durante toda la charla a la definición de las siguientes palabras:

COVID-19

La COVID-19 es una enfermedad del cuerpo causada por un virus. La mayoría de las personas con COVID-19 dicen que se sienten mal y que tienen tos, fiebre, escalofríos (sienten frío) y dolor en el cuerpo. La forma más frecuente por la que la COVID-19 entra al cuerpo es a través de las manos llenas de virus de alguien que luego se toca la boca o los ojos. Los virus son diminutos y no se pueden ver, por lo que es importante lavarse las manos a menudo, especialmente antes de tocarse la boca o los ojos. 

La razón por la que ahora se escucha tanto sobre este coronavirus es porque es un virus nuevo que antes no existía. Los profesionales de la salud lo están estudiando y todos los días investigan para descubrir cómo impedir el contagio entre la gente. Los expertos de todo el mundo trabajan muy duro a diario para entender el virus y mantenernos a salvo.

Cuarentena

Cuando una persona enferma con coronavirus, o estuvo en contacto con alguien que ahora lo tiene, se le pide que entre en cuarentena. Eso significa que esa persona debe quedarse en casa y solo puede estar con su familia, sin salir a ningún lugar donde haya otra gente.

Distancia social

Para detener el contagio por COVID-19, se pide a las personas poner en práctica la distancia social. Es decir, la gente que sale de la casa no debe acercarse mucho a los demás, sino imaginar que hay una bicicleta que separa a una persona de otra. Siempre que se necesite poner en práctica la distancia social, hay que mantener a esa distancia con otras personas que no sean de la familia. En lugar de chocar las manos o los puños y de darse abrazos con otras personas que no son de la familia, se les puede sonreír y agitar la mano para saludar.

Corta el acceso de los niños a noticias y medios de comunicación social sobre la COVID-19

Explícales que hay mucha información contradictoria respecto al coronavirus y que, por el momento, se va a controlar y restringir el acceso a toda comunicación externa. Tranquilízalos y diles que tú les darás toda la información nueva que ellos necesitan saber sobre la COVID-19. Busca fuentes de información confiables, como los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades, la Organización Mundial de la Salud, mayoclinic.org, los departamentos estatales de salud y las comunicaciones de los distritos escolares. Cuando escuches noticias, no olvide que los niños están presentes y que, aunque parezca que no están viendo, sí están escuchando e internalizando la información.  

Explica la importancia de lavarse bien las manos

Llévalos al lavabo y practica con ellos el lavado de manos. Muéstrales cómo “formar burbujas diminutas” al frotar las manos una y otra vez y cómo enjabonar todos los sitios, incluidas las puntas de los dedos. Motívalos a cantar toda una canción, como el “feliz cumpleaños”, dos veces mientras se lavan las manos, a fin de asegurarse de que lo hagan durante el tiempo necesario para limpiar bien las manos. Cuelga un rótulo en la puerta de entrada que diga: “Bienvenidos. Por favor, recuerden lavarse las manos”. De esa manera, cuando los niños lleguen a casa, recordarán que es importante lavarse las manos al entrar, así como antes de comer y después de sonarse la nariz, toser o estornudar.

Explica cómo la cancelación de un evento previene la propagación de la COVID-19

Los niños pequeños pueden creer que la cancelación de un evento, de las vacaciones familiares, de los planes de ir al cine, etcétera, es consecuencia de algo que ellos hicieron mal. Recuérdales que, por ahora, el motivo de no poder asistir a un evento es prevenir que la COVID-19 se propague entre un grupo grande de personas. De ser una posibilidad real, diles que asistirán al evento después de que pase todo el peligro.

Recuérdales que cuando estén al cuidado de otra persona, deben escucharla

Es importante decirles que deben seguir las instrucciones y las órdenes de quienes se responsabilizan por ellos durante su ausencia, como los abuelos, un cuidador diurno, un maestro, etcétera. Las órdenes que les den, como lavarse bien las manos, mantener la distancia social, cubrirse la boca con la manga para toser o estornudar, y demás, sirven para protegerlos y mantenerlos a salvo.   

Crea nuevas rutinas para toda la familia

Crear y mantener rutinas ayuda a los niños a predecir cuál es el plan y eso les permite sentir control sobre la situación. Usa una pizarra blanca o un papel para mostrar el horario diario de la casa. Explícales que, si se continúa pidiendo mantener la distancia social, la nueva norma será de quedarse en casa y, en ese caso, fijar expectativas claras para el día les permitirá sentir apoyo y satisfacción. Al preparar el horario, piensa en lo siguiente: la hora de levantarse y de acostarse, las comidas, el estudio, el ejercicio y otras actividades al aire libre, el juego, las tareas domésticas, etcétera.

Jugar, jugar y jugar

Los niños aprenden y procesan las cosas a través del juego. Como familia, aprovecha la oportunidad de permanecer en casa y practica tanto la distancia social como la interacción. Diviértanse con juegos, saquen juguetes, hagan rompecabezas, lean libros, escuchen y toquen música, bailen, salgan a caminar y trabajen juntos en proyectos artísticos. Por las noches, escojan un tema, por ejemplo: noche divertida, noche de películas, noche para cocinar, noche de juegos de mesa o noche de helado. Pese a que permanecer todo el tiempo en casa no sea la norma, aprovecha esta oportunidad para estar juntos en familia y crear buenos recuerdos.          

Dales la oportunidad de comunicarse con sus seres queridos a través de dispositivos electrónicos 

Durante el aislamiento social, llama a los abuelos, a los tíos, a los primos y a los amigos con los que normalmente tendría interacción, o comuníquese con ellos por FaceTime u otras aplicaciones similares. Eso evitará que los niños se sientan muy aislados, pues continuarán manteniendo y fomentando la relación con sus seres queridos. Haz una cita para juego virtual con un amigo de su hijo pues, aunque cada uno juegue a lo suyo, a los niños les satisface ver jugar a los demás. Si los niños participan en la misma actividad, pueden entonces jugar juntos de forma virtual, lo que crea y respalda el juego en paralelo. La conexión virtual también es otra manera de fomentar el desarrollo social mediante la interacción con los demás.

Si los niños enferman, tranquilízalos

Recuérdales que tu o la persona encargada de cuidarlos permanecerán vigilantes ante la situación. Tranquilízalos diciéndoles que, en caso de requerir asesoramiento, tú te mantendrás en estrecha comunicación con el proveedor de atención médica y que ese profesional te dará instrucciones respecto a lo que debes hacer. 

Tranquiliza al niño si se entera que un amigo o un ser querido están infectados con la COVID-19

Tranquiliza a los niños informándoles que ese amigo o ese ser querido están recibiendo atención médica y que los profesionales de la salud les están enseñando cómo cuidarse durante la enfermedad. Envía por correo una nota de toda la familia a la persona que está recuperándose y puede pedir a los niños que hagan un dibujo o que escriban algo para incluirlo en la nota. Esa es una manera de hacerle saber a la persona convaleciente que ustedes están pensándole y una forma de hacer que los niños se sientan útiles al alegrar el día de ese ser querido o amigo. 

Es importante ser sincero con los niños. Como padre o madre, su primer instinto puede ser no decirles la verdad porque, a veces, las noticias que se comparten con los niños pueden provocarles temor, preocupación, ansiedad o tristeza. Sin embargo, al ser sincero con los niños y decirles que siempre les hablará con la verdad, se cimienta la confianza entre ustedes y ellos.

Recuérdales que tu los mantendrás al tanto de los cambios en la información o de cualquier dato nuevo sobre la COVID-19. De esa manera, ellos recibirán de ti la información que va saliendo. Mantén a diario esta conversación con los niños, porque eso les da la oportunidad de hacer preguntas y permite ayudarles a procesar cualquier duda que tengan. Lo mejor es que les hagas saber tu opinión respecto a la COVID-19 para validar los sentimientos de ellos. 

Aunque posiblemente tu también tengas tus propias dudas, inquietudes y temores, es importante que le digas a los niños que están siguiendo las instrucciones de los profesionales de la salud. Recuérdales que la razón de tomar estas medidas es ayudar a prevenir la propagación de la COVID-19 y mantener a salvo a todos. Tu eres es el mayor apoyo y el mejor defensor que tienen, de modo que tu puedes marcar la diferencia en cómo afrontan tus hijos esta experiencia tan cambiante. 

Material proporcionado por: Mayo Clinic / Mayo Clinic es una organización sin fines de lucro y dedicada a la práctica clínica, la educación y la investigación que ofrece atención experta e integral a todos los que necesitan recobrar la salud. Infórmese más acerca de Mayo ClinicVisite la Red Informativa de Mayo Clinic.

Autor entrada: admin