Ayúdalo a expresar sus emociones

Desde que un niño nace, tiene la capacidad de sentir y experimentar diferentes emociones. Las emociones son generadas por reacciones químicas en el cerebro. Al experimentar una situación, nuestro cerebro libera a todo nuestro cuerpo sustancias químicas que generan una emoción. En el pasado creíamos que la emoción se centraba en el cerebro, ahora sabemos que estas sustancias químicas viajan en todo nuestro torrente sanguíneo llegando a todas las partes de nuestro cuerpo.  

Aunque los niños pueden sentir todas las emociones, su cerebro aún no está totalmente desarrollado por lo tanto no comprenden qué están sintiendo, por qué se sienten así y cómo actuar ante las diferentes emociones. Como padres, es importante que actuemos como guías de nuestros hijos para enseñarles qué están sintiendo en sus cuerpos.

¿Cómo puedo ayudarlo a expresar sus emociones?

  • Empezar desde temprana edad a enseñarles sobre las diferentes emociones.  Por ejemplo, “lo que estás sintiendo ahorita se llama enojo, te sientes así porque no te quiero dar la galleta”.  Podemos también hacerlo a través de caricaturas, “¿Cómo crees que se sintió el perrito cuando nadie lo invitó al cumpleaños? ¿Cómo te hubieras sentido tu?”
  • Todas las emociones son bienvenidas.  Es importante mostrarle a nuestros hijos que es tan importante sentirse felices como poder sentirse tristes o enojados.  Los niños muchas veces tienen dificultad para reconocer su enojo, ya que se les ha dicho que “no es bueno enojarse”; es importante mostrarle a nuestros hijos que está bien sentirse de cualquier manera que se sientan.  No hay emociones “buenas” o “malas”.
  • Los padres también sentimos.  Es importante que nuestros hijos puedan ver, a través de nuestro modelamiento, que está bien sentir.  Si estamos tristes o enojados, es importante que ellos puedan ver que sentimos estas emociones y que las manejamos bien.  Por ejemplo, si estoy triste por una situación poderle decir a nuestro hijo “mami ahorita se siente triste porque el perrito se enfermó, y a veces cuando estoy triste lloro” o “mami ahorita esta enojada porque tuvo un problema en el trabajo, cuando me enojo necesito respirar profundo para que mi enojo salga poco a poco”.
  • Ayudarlos a que puedan leer el lenguaje no verbal y comprender cómo otros se sienten al ver sus rostros.

AYÚDALOS A LOCALIZAR EN QUÉ PARTE DE SUS CUERPOS SIENTEN LAS EMOCIONES: ESTÓMAGO, PECHO, CABEZA…

Autor: Eileen Menegazzo

Autor entrada: admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *