Beneficios de jugar al aire libre

Las vacaciones son la oportunidad perfecta para que nuestros hijos aprovechen jugar al aire libre. Recordemos que el juego es aprendizaje, y si es al aire libre, hay mucho más que aprender. Te dejamos algunas razones de por qué brindarle a tus hijos la oportunidad de jugar fuera:

  • Positivo para su salud. La actividad al aire libre permite que los niños estén en mayor movimiento, moviendo los músculos, mejora la actividad de corazón y pulmones, reciben la importante vitamina D del sol o, simplemente, toman el aire. Todo esto con importantes efectos en el fortalecimiento del sistema inmune, la capacidad de concentración o los niveles de energía.
  • Explorar y descubrir. Porque la arena mojada no se maneja igual que la arena seca o porque las hojas de los árboles flotan sobre los charcos, y salen los caracoles, encontramos arco iris… Y este aprendizaje, siendo vivencial y sensorial, será el que les parecerá más significativo.
  • Resiliencia. Su capacidad de sobreponerse a situaciones no muy agradables: ensuciarse, caerse, pasar frío o calor, resolver conflictos con otros niños…El mundo exterior siempre aporta unos estímulos y situaciones que no se consiguen en un entorno cerrado.

¿Sabías que las nubes bloquean solo un 10 o 20 % de la radiación? Cuando está nublado el riesgo de sobreexposición al sol es mayor porque sentimos menos calor. Es por esto que el uso del protector solar debe ser de diario y constante. 

Autor entrada: admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *