Carga a tu bebé

Llevar a tu bebé cerca del cuerpo tiene muchos beneficios, pero lo más importante es que fortalece el vínculo afectivo entre ustedes, ya que crea una estrecha relación y permite una constante comunicación.

Beneficios para tu bebé 

Cargar a tu bebé tiene un efecto positivo en el desarrollo físico, afectivo y cognitivo desde los primeros meses de vida, debido a que permite que se encuentre en una posición adecuada que ayuda a que su cadera y espalda se desarrollen correctamente. Al mismo tiempo se siente protegido, ya que debido a la cercanía puede escuchar tu corazón, lo que le recuerda a su vida dentro del vientre. Además, ayuda a regular su temperatura, ya sea para aumentarla o para disminuirla.

Tiene la posibilidad de descubrir el mundo por medio de la vista, el oído y el olfato, a la vez que recibe estimulación por el contacto sobre la piel y el movimiento de quien lo carga. Otro factor importante es que se encuentra integrado en las rutinas diarias, lo que le permite estar en contacto con el ambiente familiar.

Tener cargado a tu bebé en una mochila canguro permite un buen cuidado porque el llanto se detecta de inmediato, lo que permite reaccionar rápidamente para cubrir sus necesidades.

Beneficios para ti (portador)

Puedes tener las manos libres para realizar casi todas tus actividades diarias. Tienes también mayor libertad de movimiento con tu bebé para subir gradas, para pasar por pasillos estrechos y muchas otras actividades que el uso de carruaje podría complicar. Además, utilizar una mochila o canguro, permite repartir mejor el peso del bebé que si se carga en brazos o apoyado en la cadera. Esto beneficia el cuidado de tu espalda y favorece el descanso de los brazos. Del mismo modo, puedes tener una experiencia positiva, sintiéndote seguro con tu bebé. 

Tips:

  • Hay diferentes tipos de portabebés: canguros, mochilas, fulares y bandoleras. Infórmate para conocer cuál se adapta mejor a tus necesidades.
  • El portador debe sentirse cómodo y a gusto con la mochila o fular.
  • Verifica que la espalda de tu bebé esté curvada y las piernas flexionadas, al momento de cargarlo (posición de ranita).
  • El pecho de tu bebé debe estar pegado a tu cuerpo, ya sea si lo cargas en el pecho o en la espalda. No es aconsejable llevar al bebé cargado al frente viendo hacia adelante. 

No existe un límite de tiempo diario para cargar a tu bebé en mochila, siempre y cuando ambos se sientan cómodos, seguros y a gusto.

Autor: Ana Lucía Penagos Moreno

Autor entrada: admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *