Cómo aumentar mi producción de leche

Esta es una de las preguntas más comunes y por lo general la mayor preocupación de toda madre que quiere dar lactancia: cómo aumentar mi producción de leche materna. Antes de empezar a darles tips y métodos para aumentar la producción de leche quiero definir qué es tener poca leche. Muchas veces las mamás quisieran tener una manera de medir cuantas onzas comió el bebé luego de estar en el pecho, esto no es posible. Sin embargo, sí tenemos algunos buenos indicadores que nos dicen que el bebé está comiendo suficiente y la mamá no tiene un problema de producción: el bebé está ganando peso correctamente, tiene pañales sucios y mojados todos los día, se le escucha tragar cuando se pone al pecho.

EL VOLUMEN DE LECHE FUNCIONA COMO UN SISTEMA DE DEMANDA Y OFERTA. MIENTRAS MÁS DEMANDA EXISTA, MÁS PRODUCCIÓN HABRÁ. 

 

Al vaciarse continuamente los pechos el cerebro de la madre recibe una señal hormonal que indica que estos deben volver a llenarse cuanto antes. Sin embargo, si la madre no le da de comer al bebé o no utiliza el sacaleches durante mucho tiempo la señal que llega al cerebro es de disminuir la producción ya que la leche no se está utilizando. Esto, como consecuencia causa que el volumen producido disminuya y que pueda haber un problema de poca leche. En términos más fáciles: entre más vacíos estén los pechos de la madre (por el sacaleches o porque el bebé comió) más producción habrá. 

Si la mamá tiene un problema de poca producción, existen varias cosas que podemos hacer para que la producción de leche aumente y se mantenga:

  1. Durante la estancia hospitalaria, luego de tener al bebé realicen todo el contacto piel a piel posible y deje al bebé practicar al pecho. Esto estimula la oxitocina (hormona e ncargada del reflejo de bajada de leche)
  2. Asegúrate que el bebé esté bien posicionado al pecho: un mal agarre no será eficiente en remover leche del pecho, por lo que estos quedarán llenos y significa que disminuirá la producción.
  3. Procura dar lactancia a demanda: esto significa que el bebé decide cuándo y cuánto quiere comer. Las primeras semanas pueden ser bastante duras en este aspecto y sentirás que lo único que haces es dar lactancia, pero el bebé cada vez se hace más eficiente para remover leche del pecho y las sesiones de lactancia se irán acortando.
  4. Evita pepes o pachas: los bebés tienen dos tipos de succión: nutritiva y no nutritiva. La nutritiva se refiere a cuando el bebé se alimenta al pecho. La no nutritiva se refiere a la necesidad biológica del bebé de succionar (no alimentarse), beneficiosa para aumentar la producción ya que el pezón recibe el estímulo de succión y manda la señal de más producción al cerebro. 
  5. Alimenta al bebé únicamente con leche materna: el uso de la formula representa estimulo perdido en el pecho y menos vaciado. Trata de que todas las comidas sean en el pecho.
  6. Cuídate: descansa, come sano y balanceado. Uno de los mayores mitos es que tienes que ponerte a dieta en el postparto o tomar muchísima agua para producir leche. Sí es necesario estar hidratada pero esta sobrehidratada tampoco es bueno. Trata de mantener agua pura al alcance y tomar de poco a poco.
  7. Hazte amiga del sacaleches: este puede ser una buena herramienta para aumentar la producción si estás separada de tu bebé, o si el bebé no es capaz de succionar eficientemente. El objetivo del sacaleches es remover leche del pecho constantemente causando un vaciado y por ende llenado más rápido.
  8. Pregunta a tu doctor por un galactogogo: son substancias que aumentan el volumen de leche. Un galactogogo no te será de mucha ayuda si no vacías los pechos constantemente. Estos pueden ser hierbas como el Ixbut o medicinas. Recuerda que por muy seguro que parezca pueden tener efectos secundarios.

Autor: Jimena Tejeda Ferrate /  Healthy Beginnings – Maternal and Child Nutrition

Consultora Internacional de Lactancia Materna

 

Autor entrada: admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *