Cómo elegir el orinal o bacinica

Hoy en día existen muchas opciones para elegir. Hay orinales para apoyar en el suelo, convertibles, banquitos que fueron orinales, orinales con manijas, orinales con almohadones, asientos que se colocan sobre un inodoro para adultos, asientos que se elevan y permiten a los adultos usar el mismo inodoro, asientos decorados y acolchados, y asientos con agua y patitos flotando en su interior. Y eso sin mencionar un orinal musical que reproduce una melodía cuando corre el agua.

Pero entre todos los diseños, estilos, tamaños y colores, ¿cómo elegir uno adecuado para tu hijo/a? Para ayudarte, aquí te dejamos estos consejos:

  • Permite que forme parte de la toma de decisión. Pídele ayuda a elegir su propio orinal, hay más probabilidades de que lo use.
  • Existen todo tipo de colores y formas, con estampas, juegos, sonidos, móviles, etc. lo cierto es que lo único que necesitan es algo funcional y cómodo. Comienza por algo sencillo.
  • Asegúrate de que el tipo de asiento y orificio del baño sea indicado para tu hijo, pues si tu pequeño es grande o robusto, posiblemente no se adapte a cualquiera.
  • Un orinal que se coloca sobre el suelo tiene ciertas ventajas: su tamaño es pequeño, tal como él; es de muy fácil acceso, por lo que puede aprender a sentarse sin ayuda, y no requiere apretar el botón para que corra el agua (si bien lo que es práctico para un niño, a veces implica más trabajo para mamá).
  • La altura apropiada de un orinal de apoyo en suelo significa que tu niño puede apoyar firmemente los pies en el suelo, algo importante para hacer fuerza cuando se debe evacuar el intestino.
  • Busca un orinal que posea una base lo suficientemente ancha para evitar que se vuelque cuando tu niño se incline hacia un lado para verificar su progreso.
  • Existen orinales de doble función con asientos que se elevan y se fijan en el inodoro cuando el niño está preparado para usarlo. Otros se pliegan y funcionan como banquito escalera. Asegúrate de optar por uno que sea resistente, debe ser liviano de forma que tu hijo lo maneje, pero lo bastante firme para sostener todo su peso. Los orinales independientes y los modelos de fijación en inodoro deben tener un asiento acolchado o del tamaño adecuado para los niños.
  • Adaptadores de asiento: Si tu hijo está interesado por el inodoro y quiere usarlo tal como mamá y papá lo hacen, elige un adaptador que se coloca y fija en el asiento. Asegúrate de que el asiento esté firme y no se sacuda; si no está fijo, tu hijo puede sentirse inseguro de usarlo. Algunos pediatras recomiendan este tipo de asiento porque hace que la transición al inodoro común sea más sencilla. Si eliges esta opción, asegúrate también de invertir y adquirir un banquito escalera para colocar junto al inodoro. Esto le permitirá estar estable cuando hace fuerza durante la evacuación y necesitará menos ayuda para subir y bajar. Un banquito escalera puede cumplir doble función en el baño: Después de usarlo en el inodoro, podrá acercarlo al lavamanos para lavarse las manos.

Se trata de un proceso de aprendizaje, por lo que se requiere ir paso a paso y tener mucha paciencia con tu pequeño. Es importante que no lo dejes mucho tiempo sentado en el baño y mucho menos solo, ya que el entrenamiento no funcionará muy bien y puede lastimar sus piernas y piel.

¡Recuerda! Entre más complicada y elaborada es la forma del bañito, puede ser más difícil limpiarlo. La higiene es fundamental, por eso siempre deberás lavarlo o desinfectarlo después de cada uso.

Una recomendación más: evita expresiones que hieran a los niños o que les haga pensar que hicieron algo malo, como fuchi, guácala, etc. Se trata de algo muy natural, así que eso es lo que debe aprender tu bebé.

Autor entrada: admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *