Complicaciones durante la lactancia

El inicio de la lactancia puede ser duro y llegar con muchos altibajos, justo cuando creías que ya tenías todo esto descifrado se pueden presentar nuevos desafíos acompañados de mucha frustración y desesperación.  


1.Plétora: es la inflamación que tienen los pechos cuando tu cuerpo empieza a producir más leche, por lo regular se da entre el día 3 y 5 después del parto, pero puede darse en cualquier momento. Los pechos se sienten llenos, pesados, dolorosos al tacto y muy duros. A veces se presenta acompañado de fiebre y dolor de cuerpo. 

Cómo tratarlo: pon a tu bebé al pecho con succión constante, tu cuerpo poco a poco regulará la producción. Es muy beneficioso también aplicarse calor antes de poner al bebé y realizar masaje en el pecho a manera que la leche que está almacenada logre fluir con más facilidad. Luego de que tu bebé coma puedes aplicar compresas frías para desinflamar.

2.Mucha producción de leche: cuando se trata de lactancia más no siempre es mejor. Demasiada producción de leche también puede ser incómodo y puede acarrear problemas como ductos tapados y plétora. Al mismo tiempo, al bebé le puede costar prenderse a un pecho que está demasiado lleno e inflamado.  

Cómo tratarlo: lactancia a demanda y sin horarios a tu bebé. Así, tu cuerpo poco a poco se regulará a producir únicamente lo necesario. Puedes hacer masaje manual o expresión manual para aliviar la incomodidad. También puedes usar tu sacaleches, procura hacerlo únicamente para aliviar y no sobre estimular el pecho. 

3. Poca producción de leche: la primera causa de baja producción de leche es falta de estímulo o de succión en el pecho. Tener una baja producción puede ser estresante y hacerte caer en fórmula, volviéndose cada vez menor el estímulo.

Cómo tratarlo: la mejor herramienta para aumentar el volumen es aumentar el estímulo. No importa qué tomes, si no tienes estímulo no tendrás producción. Procura ponerte a tu bebé todo lo que puedas y dejarlo succionar a demanda y muy frecuente. 

4. Pezones adoloridos: esta es una de las peores partes de la lactancia. La mayoría de las veces el dolor en los pezones se debe a un mal agarre al pecho ya que tu bebé se está prendiendo únicamente del pezón para comer.

Cómo tratarlo: una de las reglas de oro en lactancia es que tu bebé esté en posición “panza con panza” contigo, es decir completamente girado hacia ti al momento de comer. La boca debe estar totalmente abierta y prenderse no solo a tu pezón, sino a la mayor parte de la areola. Si el dolor persiste, consulta a una asesora de lactancia. Ella te ayudará a corregir postura y lograr un agarre al pecho sin dolor.

5. Ductos tapados: se puede sentir como piedritas dentro del pecho, puede ser muy doloroso y disminuir el flujo de leche. Este se da cuando no hay flujo apropiado en uno de los ductos del pecho y tapa y se inflama. 

Cómo tratarlo: pon al bebé en el pecho afectado, puedes aplicar compresas calientes y masaje constante para destapar el ducto. Realiza masaje en forma circular con tus dedos sobre el ducto tapado con aceite de oliva o aceite de coco. El masaje y el calor te ayudarán a drenarlo.

6. Medicamentos: es probable que en algún punto de la lactancia, ya sea por un dolor fuerte de cabeza o una gripe, necesites medicina. Consulta con tu médico sobre su uso. Una de las mejores fuentes para consultar es e-lactancia.org, tiene una base de datos a nivel mundial sobre las medicinas que son compatibles con la lactancia. Una gran mayoría lo son, de lo contrario pide a tu doctor que te de una opción compatible.

7. Pezones planos o invertidos: en muchos casos esto no representa un problema ya que le pezón se evierte con la succión del bebé. Sin embargo en otros casos le puede causar dificultad a tu bebé para prenderse al pecho.

Cómo tratarlo: puedes probar evertir tu pezón con los dedos, si eso no funciona puedes utilizar la succión del sacaleches por un par de minutos. Si notas que a tu bebé le está costando prenderse al pecho lo mejor es que consultes a una asesora de lactancia.

8. Períodos de crecimiento acelerado: todos los bebés pasan por estos períodos donde las necesidades energéticas se ven aumentadas ya que está creciendo.

Cómo tratarlo: ofrece el pecho más seguido y deja que sea tu bebé quien mande cuándo y cuánto quiere comer. Deja que coma a demanda ya que cuando tu bebé estimula más, tu cuerpo aumentará la producción. 

Autor: Jimena Tejeda Ferrate, M.S. / Healthy Beginnings – Maternal and Child Nutrition / jimena@hbnutrition.com.gt

Autor entrada: admin