Consejos para una Navidad segura

La época de fin de año es una celebración preciosa para estar con los seres queridos, pasar momentos agradables y empezar a disfrutar de los últimos días del año. Sin embargo, también es una festividad en la se producen muchos accidentes, los cuales pueden terminar arruinando las fiestas. 

Algunos días de diciembre y parte de enero son vacaciones en el calendario escolar y  para muchos en el laboral, tener a los niños en casa todo el día también puede representar un peligro. Por eso, te presentamos algunos consejos para que estas fechas tan especiales sean compartidas en tu familia con seguridad y cuidados.

  • Reuniones y celebraciones. Durante las reuniones, cuida el acceso a las “boquitas” que puedan causar atragantamiento como las manías, las uvas, las nueces o las aceitunas; colócalas en el centro de la mesa donde no puedan ser alcanzadas por los niños. Es importante retirar las bebidas alcohólicas y los vasos semi-vacíos, ya que los niños pueden tomarlos. Fumar cerca de ellos es una doble invitación para quemarlos por accidente o hacerlos respirar humo. Recordemos que los niños pequeños aspiran más aire que los adultos.
  • Todo con medida. Durante los festejos de fin de año, procura un consumo moderado de alimentos y bebidas. Ten cuidado en la preparación de los platillos y en el uso de utensilios de cocina. No te excedas en grasas, dulces e irritantes como el picante, no es conveniente ni para ti ni para tus hijos.
  • Conexiones eléctricas. Para reducir la posibilidad de algún percance en tu hogar, apaga las luces navideñas antes de dormir o al salir, no recargues las conexiones eléctricas en un solo contacto y coloca tu árbol navideño lejos de calentadores, estufas o chimeneas. Procura que los niños estén fuera de la cocina cuando no haya supervisión.
  • Juegos pirotécnicos. Evita la manipulación y uso de juegos pirotécnicos, fogatas, incendios y otros artefactos que generen calor. Ésta es la principal causa de quemaduras y afecciones en la piel.  Evita que los niños utilicen estos productos sin la supervisión de un adulto y procura comprar productos que sólo emiten luces y sonidos, pero no aquellos que generen una explosión. Debe mantenerse a los niños alejados de dichos riesgos y en caso de alguna lesión, acudir a un servicio de emergencia y no emplear remedios caseros.
  • Viajes. Muchas familias deciden durante las vacaciones viajar fuera de su ciudad y el traslado normalmente es por carretera. 13% de los accidentes de tráfico es causado por vehículos en mal estado, sobre todo con fallas en las llantas. La revisión de frenos y amortiguadores es importante, ya que de ellos depende la posibilidad de detener el vehículo y su estabilidad.

Autor: Dra. Karla Duch

SaveSave

Autor entrada: admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *