Cuando ir a la cama es un problema

Una de las dificultades que con mayor frecuencia enfrentan los padres de un niño en edad preescolar es la de establecer una rutina para ir a cama.El sueño es muy importante a esa edad, pues cumple una función reparadora, renueva las energías, ayuda a que se mantengan alertas durante el día y, en general, coadyuva a que crezcan sanos y fuertes.

La rutina contribuye a que el niño cambie de ritmo y se encuentre relajado al momento de ir a la cama, a continuación algunos consejos básicos para lograr que los niños lo hagan sin hacer rabietas:

  • Al iniciar la rutina, recuerda al niño que pronto será el momento de ir a la cama.
  • La rutina debe iniciar  por lo menos 20 minutos antes de dormir.
  • Las actividades deben ir en el mismo orden y ser las mismas todos los  días, tomar un baño, cepillarse los dientes, ponerse la pijama…
  • Elije un cuento para leer a tu pequeño  y léelo únicamente cuando él ya este acostado en la cama, recuerde hacerlo en un tono suave.
  • Utiliza música instrumental con volumen bajo para que se escuche de fondo, mientras le dice un poema, cantas una canción o inventas una retahíla corta relacionada con el sueño.
  • Recuérdale lo importante que es para ti y cuanto lo amas, dale un beso y un abrazo que lo haga sentir protegido y seguro.
  • La tarea de apagar la luz puede ser para el niño un acontecimiento importante si tú lo motivas a que sea así.  En ocasiones puedes permitir una luz indirecta que le de más tranquilidad.
  • Recuerda que papá y mamá deben turnarse para llevar al niño a la cama, de manera que no sea siempre el mismo padre quien lo acompañe todas las noches.

Implementar una rutina no es una tarea fácil, con mucha frecuencia los pequeños ponen a prueba la paciencia de sus padres, intentando alargar cada actividad, cambiar el orden de la misma o improvisando situaciones que les permitan mantenerse despiertos por más tiempo. Debes ser firme en las normas y mantenerlas, sin olvidar reforzar su buen comportamiento al comenzar cada noche o bien a la mañana siguiente.

Si al intentar establecer una rutina tu pequeño se sale del dormitorio, inmediatamente regrésalo a la cama con poco contacto físico e indícale que debe permanecer en ella, pues es hora de dormir. Ignora las protestas y el llanto, dejando periodos de 5 minutos para presentarse nuevamente en el dormitorio y después alarga gradualmente el tiempo que debe esperar antes de que regreses a chequear si ya se durmió. No olvides que tu niño debe aprender a dormirse por sí mismo.

Es muy importante que lo coloques en la cama aun despierto y no adormitado, para que tu pequeño comprenda y siga la secuencia de la rutina y no olvides que generalmente una buena  rutina empieza a funcionar después de las primeras dos semanas, así que no desesperes y ¡¡ánimo!!

Autor: Karla Ovando de Lainez / Licenciada en Educación Inicial y Preprimaria

Autor entrada: admin

1 comentario sobre “Cuando ir a la cama es un problema

    Lorena

    (19 septiembre, 2012 -6:18)

    Como padres uno nunca termina de aprender me gusta esta revista te ayuda con ciertos detalles q aveces por el trabajo, cansancio o problemas se te olvidan esta muy buena

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *