Desayuno nutritivo para empezar bien el día

Encontrar el tiempo para hacer el desayuno, sin mencionar el lograr que tu hijo se lo coma, puede ser una batalla. No tienes que darle una comida completa cada mañana, lo importante es lograr que reciba una dosis de energía y nutrientes esenciales. 

Actualmente hay una gran prevalencia de obesidad infantil y ello se debe en gran parte a los malos hábitos alimenticios. Las prisas y el estrés no ayudan a preparar un desayuno adecuado y mucho menos hay tiempo para sentarse a la mesa a comerlo con calma, por lo que muchos niños se marchan al colegio y en el camino se comen alguna fritura o barrita azucarada o se van sin desayunar porque “no tienen hambre”. Aquí te doy algunas ideas para desayunos nutritivos:

  • Barras de granola. Están cargadas de fibra proveniente de granos integrales y son una gran fuente de energía en forma de carbohidratos.
  • Bagels de trigo integral con mantequilla de maní. Los bagels de grano entero como trigo integral y centeno tienen más fibra que las variedades regulares o sin semillas. La mantequilla de maní es una gran fuente de proteína
  • Muffin de avena integral. Tiene más fibra y menos grasa que un típico muffin, además proporciona potasio y magnesio.
  • Fruta. Darle fruta a tu niño en el desayuno puede evitar que su nivel de azúcar baje y por tanto sufra una decaída a media mañana. Las manzanas son altas en fibra, y los plátanos superan a todas las frutas frescas como fuente de potasio, mineral que los niños pierden durante la actividad física.
  • Pasas. Una cajita está cargada de carbohidratos que proporcionan energía y tiene mucha fibra.
  • Jugo de naranja y plátano: perfecta combinación de carbohidratos, minerales y calcio.
  • Ensalada de frutas. Prepara una gran ensalada de fruta el domingo para que puedas repartirla durante la semana. Añade una cucharada de yogur a cada porción para obtener proteína y calcio extra.
  • Cereal con leche baja en grasa o sin grasa. Este combo es rico en calcio, si eliges una variedad de grano entero, cargado de fibra. Además, todos los cereales hoy en día están fortificados con nutrientes como la vitamina B (ácido fólico).

Deja que tu niño escoja el que más le guste, pero aléjalo de los que están recubiertos con azúcar. En su lugar, anímalo a endulzar su cereal con pasas u otras frutas. Coloca un vaso grande de jugo al lado de la taza, y la vitamina C ayudará a su cuerpo a absorber el hierro del cereal.

Autor: Licda. Gabriela Beltetón / Nutricionista Pediátrica, Consultora de Lactancia Materna

 

Autor entrada: admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *