Enseñando a tu hijo a ir al baño

¿Cuándo es el mejor momento para enseñarle a ir al baño por su cuenta? Para muchos , este puede ser un tiempo muy estresante ya que no siempre sabemos cómo ayudar a nuestro hijos a alcanzar esa meta sin presionarlo o frustrarlo.

Por lo general, un buen momento para comenzar a enseñar a un niño a ir al baño se da aproximadamente entre los dos y tres años de edad, o cuando el pequeño ha desarrollado un físico acorde con el tipo de acción que estará llevando a cabo. Este proceso tomará algunos meses y requerirá mucha paciencia, por lo que debe llevarse a cabo durante una temporada en la que podamos dedicarle el tiempo suficiente.

Para saber si tu hijo está preparado, pregúntate lo siguiente:

  • ¿Es suficientemente grande para caminar, sentarse y pararse de un lugar sin la asistencia de un adulto?
  • ¿Muestra interés por utilizar el baño o imita a sus papás o hermanos mayores al hacerlo?
  • ¿Puede identificar la sensación de estar mojado o sucio en su pañal o hace un esfuerzo para dejarle saber a otros sobre su situación?

Sientes que tu hijo ya está preparado para este nuevo reto:

  • Muéstrale qué es el pipí y las heces fecales cuando lo estés cambiando de pañal. Así podrá asociar la sensación que siente al orinar y evacuar con una imagen real.
  • Instalo a que te avise en los momentos en que siente esa sensación de ir al baño y felicítalo por hacerlo.
  • Explícale para qué se utiliza el baño. Puedes mostrarle ejemplos a través de ilustraciones o simplemente permitirle que te vea a ti.
  • Cuando tengas ganas de ir al baño, déjaselo saber, para que pueda entender la conexión entre ambos.
  • Compra un baño de entrenamiento para niños, si es posible déjalo ser parte de la selección. Enséñale a utilizarlo aun cuando tenga los pañales puestos, esto ayudará a que vaya identificando los pasos que debe seguir.
  • Dale tiempo y espacio. Tu niño estará en un proceso de descubrimiento de su cuerpo y sus alrededores. Permítele que permanezca en el inodoro hasta que sienta que es necesario, y que regrese a él cuando quiera aun cuando no tenga que hacer sus necesidades realmente.

Cuando ya ha logrado sentarse en la bacinica:

  • Créale una rutina. Aun cuando no tenga ganas de ir al baño, llévalo al inodoro en la mañana al despertar, luego de cada comida y antes de acostarse a dormir. Así comprenderá que este nuevo sistema es parte de su nueva vida como un niño “grande”.
  • Luego de hacer sus necesidades, limpia sus partecitas en un comienzo para mostrarle cómo debe hacerlo, pero dale oportunidad a que él/ella lo haga solito/a también aun cuando no siempre lo realice la acción correctamente. Esto le dará seguridad y lo animará a querer aprender más.

Autor entrada: admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *