¿Está preparado para el preescolar?

Los niños se desarrollan a diferentes ritmos, por lo que no existe una lista para verificar qué habilidades deben tener para comenzar el preescolar. Pero sí hay algunas áreas que puedes considerar para saber si está preparado para comenzar su aprendizaje en grupo y en un ambiente educativo. Aunque pudiera pensarse que todos ellos son de carácter cognitivo, la mayoría de los “requisitos” se relacionan con el desarrollo social y afectivo. El estar preparado tiene que ver con su nivel de desarrollo, más que la edad.

Autonomía

Fomentar su independencia, y autoestima. No dudes en ayudarlo a ser más independiente permitiendo que haga cada vez más cosas por sí mismo. La autonomía  también será parte de su formación.

Habilidades académicas

Es importante que los niños cuenten con habilidades orientadas al aprendizaje. La curiosidad, el gusto por saber más, por investigar y resolver problemas, son elementos clave para el éxito académico.
Si te preocupa que si no lo inscribes en el preescolar no estará preparado, hay muchas otras maneras de desarrollar las habilidades necesarias para tener éxito en la escuela.

Tu niño también estará preparado si pasa tiempo contigo en la casa o con otra persona que lo cuide y dedique tiempo y atención.
El desarrollo de los niños florece cuando las personas que los cuidan se preocupan de su bienestar y realizan con ellos actividades apropiadas para su edad. 

Habilidades sociales

No sólo es importante estar listo para aprender a leer, escribir, sumar y restar, sino estarlo para dialogar con los demás, solucionar problemas y relacionarse positivamente con otros.

Dentro de las habilidades sociales que se necesitan se encuentran: compartir, respetar turnos, ser empáticos, expresar ideas y sentimientos, escuchar y valorar a los demás.

Observando a tu hijo en reuniones y durante el  juego con niños de su edad, podrás darte cuenta qué habilidades sociales empiezan a afianzarse y cuáles se deben promover.

Afectividad

Es de suma importancia ayudar a los niños a identificar y procesar sus emociones de manera asertiva. Cuando ellos son capaces de saber qué circunstancias los hacen sentirse contentos, tristes o enojados, pueden relacionarse con los demás de una mejor manera.

Y no sólo basta con saber cómo se sienten, sino lograr controlar sus acciones y saber expresar sus emociones. Dado que esta habilidad no es únicamente importante para la escuela sino para toda la vida.

Recuerda que el mejor ambiente para prepararlos es en el hogar y los mejores maestros, los papás.

Autor: María Lucía Sánchez / Doula, especialista en estimulación oportuna y crianza / marialuciasanchezm@gmail.com / Facebook: Una manita entre mamás

 

 

Autor entrada: admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *