Filosofía Montessori para dejar el pañal

No se trata de quitar el pañal, sino de acompañar a tu hijo en este proceso de dejar el pañal. Recuerda que antes de imponer el proceso, tu hijo debió darte señales de que está listo para dejarlo. De esta forma, con paciencia, respeto y mucho amor, podrás acompañarlo y facilitarle las herramientas para lograr tan esperado resultado.

La filosofía de María Montessori se basa principalmente en conseguir la autonomía del niño, a través del respeto y ofreciendo un entorno adaptado y preparado para que pueda lograrlo.

Te dejamos algunos tips que te pueden ayudar en este proceso según la filosofía Montessori:

  • Ponle ropa fácil de quitar y poner: con el fin de ayudarlo a desarrollar más autonomía y control, lo ideal es ponerle ropa que sea fácil para él o ella de quitar y poner.
  • Preparar un ambiente adecuado: que tu hijo tenga al alcance de su mano todo aquello que pueda necesitar. Puede ser la bacinica o adaptador para el inodoro, un pequeño banco para que pueda subir al inodoro, toallas húmedas. De esta forma, cuando sienta ganas, no dependerá de ti y podrá solucionarlo él solo.
  • No dependas de la edad: no hay un momento exacto para que el niño deje el pañal. La filosofía Montessori dice que el momento ideal es cuando el niño está preparado para controlar esfínteres, es decir, su madurez a nivel fisiológico, no su edad.
  • Evitar los premios: el niño debe verlo como un proceso normal, que al lograrlo, será un paso muy importante en su desarrollo. Evita premiarlo con juguetes o regalos.
  • Evita los castigos: recuerda que es un proceso de aprendizaje y desarrollo. El niño puede tener alguna fuga, pero esto no significa que abandonen el proceso, será el momento ideal para motivarlo e inyectarle de seguridad en el proceso.
  • Evita ponerle una fecha: todos los niños son diferentes y por consiguiente, los procesos y tiempos en su desarrollo. No te metalices en que los resultados los verás en tres o 10 días, lleva el proceso con paciencia.
  • Rutinas: así como los adultos tenemos ciertas rutinas para ir al baño, es importante que nuestros hijos vayan adquiriendo también ese hábito para ir al baño. Por ejemplo, ir inmediatamente al despertarse, luego de una comida, antes de ir a la cama a dormir… No se trata de sentarlo y esperar que haga, sino de llevarlo y recordarle que esos son los momentos en los que puede aprovechar.
  • Libros: los libros de cuentos son de gran ayuda para que nuestros hijos comprendan y normalicen el proceso. Puedes tener unos cuantos en el baño, al lado de su bacinica para que pueda leerlos en ese momento.

Autor entrada: admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *