Hábitos y rutinas

Cada día es más común ver a padres con hijos despiertos hasta tardes horas de la noche, que se bañan y comen a la hora que ellos quieren, como ellos quieren y lo que ellos quieren. Es cierto que los tiempos han cambiado, pero ello no quiere decir que los hijos toman el papel de los padres y decidan qué es lo que quieren hacer, cuándo y cómo.  

Es de vital importancia la adquisición de hábitos y rutinas a los hijos, estos van a variar dependiendo de factores como si ambos padres trabajan, cuantos hermanos son en casa, quien cuida de los niños, entre otras cosas. 

Establecer rutinas y hábitos

Las rutinas son todas aquellas actividades que realizamos diariamente, de la misma forma, intentando seguir un orden sistemático. Mientras que los hábitos son formas de actuar que se adquieren y se aprenden. Establecer hábitos y rutinas es un trabajo que los padres debemos hacer desde el nacimiento de nuestros hijos. Darles el baño a la misma hora, dormirlos de la misma forma, alimentarlos cada cierto tiempo. Conforme vamos conociendo a nuestros hijos y aprendiendo más acerca de ellos, el establecimiento de la rutina será.

¿De qué nos sirven?

Las rutinas ayudan a fomentar la seguridad en nuestros hijos, colaboran a que se sientan tranquilos en su ambiente. Mientras tengan una rutina, ellos sabrán qué viene después. Es decir, después del baño, viene la pacha y con la pacha es hora de dormir. De esta forma, los pequeños van creando asociaciones y las cosas no les toman por sorpresa, ya que la incertidumbre puede crear en ellos sentimientos de inseguridad e incluso miedo al no saber qué sucede, ni cuando. 

Para establecer una rutina y crear hábitos es necesario repetir las mismas conductas en el mismo orden todos los días, de forma que nuestros hijos vayan comprendiendo qué es lo que irán haciendo en cada momento. También ayudará en la formación de horarios, tener una disciplina, seguir las normas de conducta esperadas y a ser pacientes. 

La rutina y los hábitos contribuyen al desarrollo emocional de nuestros hijos. Esto irá formándolos para la educación, así como construyendo su personalidad.

Se ha evidenciado que aquellos niños que tienen rutinas establecidas, logran adquirir de forma más simple hábitos de estudio, son más organizados y son más capaces en la resolución de problemas. 

Autor: Lic. Alexandra Antillon / Psicóloga Clínica, Psicoterapia Adultos, adolescentes niños

Autor entrada: admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *