La clave está en la hidratación

El post parto es el momento propicio para renovar la piel, liberarnos de las células muertas e impurezas que se han ido acumulando en la superficie durante el embarazo.

La piel es el mayor órgano de nuestro cuerpo, lo cubre todo y actúa como barrera protectora. Contiene aproximadamente entre el 10 y el 20% de toda el agua de nuestro organismo, así que es muy importante tenerla bien hidratada para que cumpla sus funciones correctamente. 

Debido a la falta de hidratación la piel pierde elasticidad, firmeza y brillo. La falta de hidratación es una de las causas principales de la aparición de arrugas y signos de envejecimiento.

Hidratar nuestra piel es un ritual de belleza que debemos hacer a diario, y especialmente después del parto. Es cierto que nuestra prioridad durante el post parto es nuestro bebé, pero nuestro cuerpo también requiere atención especial. 

Nuestra piel necesita un cuidado porque también está atravesando por una situación complicada: 

  1. Regresan las hormonas a su estado normal (estrógenos y testosterona, implicadas en la hidratación de la piel).
  2. La falta de cuidados por la falta de tiempo.

¿Porqué hay que hidratar la piel?

Para que cumpla correctamente su función protectora y aislante. La hidratación de la piel permite mantenerla flexible y resistente.

Con el paso del tiempo las glándulas sebáceas de la piel pierden actividad de forma que la piel pierde también parte de su capacidad para retener agua.

Si la piel no tiene un equilibrio completo entre hidratación y deshidratación será mucho más fácil la aparición de arrugas, manchas, celulitis o flacidez.

Nutrir la piel por dentro también

La piel después del parto puede verse reseca y sin vitalidad. La alimentación y el agua pueden hacer mucho para evitarlo, de hecho es clave que la piel se nutra por dentro, además de recibir la humectación y las propiedades de las cremas y aceites que aplicamos.

Aumenta el consumo de frutas y verduras, especialmente alimentos antioxidantes, ricos en vitaminas y minerales que contribuyan a la producción de colágeno. Incluye también los cereales y el omega 3, presente principalmente en los pescados grasos.

Autor entrada: admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *