La importancia de la salud mental en nuestros hijos

Cuando se trata del cuidado de nuestros hijos, siempre estamos buscando lo mejor para ellos. Dedicamos nuestras energías a cuidar de su salud, alimentarlos de la mejor forma, darles la mejor educación y asegurarnos que practiquen su deporte o pasatiempo favorito, pero ¿dedicamos la misma energía a cuidar de su salud mental?


El concepto de salud se ha asociado a la ausencia de enfermedad. Bajo esta idea, podríamos decir que tener salud mental significa no padecer ningún trastorno mental. Sin embargo, la salud mental es mucho más que esto: Es un estado de bienestar y equilibrio cognitivo, emocional, conductual y social. Este estado influye en la manera que una persona piensa, se siente y actúa al enfrentarse a la vida diaria y a los desafíos que pudieran presentarse y repercute también en la forma en que se relaciona con otras personas.

La salud mental es importante en todas las etapas de la vida y es fundamental para que las niñas, niños y adolescentes desarrollen habilidades y crezcan como adultos sanos capaces de afrontar y disfrutar de la vida. 

¿Cómo podemos fomentar la salud mental en nuestras hijas e hijos?

Una de las cosas más importantes que podemos hacer es cuidar de nuestra propia salud mental. Nuestra salud mental va a determinar la calidad de interacciones y el apoyo que podamos brindarles. Otras acciones que pueden desarrollar la salud mental en nuestros hijos son:

  • Hacerles sentir seguros, amados, comprendidos, valorados y escuchados. Darle importancia a sus emociones y validarlas.
  • Ayudarlos a conocerse y aceptarse a sí mismos, motivarlos a reconocer sus habilidades y capacidades. 
  • Brindarles oportunidades para aprender y tener éxito y guiarlos en el aprendizaje de sus errores. 
  • Enseñarles a ser resilientes y orientarlos en la solución de problemas.
  • Apoyar la independencia y la responsabilidad. 
  • Brindar estabilidad familiar: Crear un ambiente familiar donde nuestros hijos puedan sentirse seguros, confiar en sus padres y sentir que se confía en ellos. 
  • Promover la salud física, alimentación balanceada y el ejercicio físico y el tiempo y libertad para jugar, especialmente al aire libre.
  • Fomentar las relaciones sociales y el sentido de pertenencia en la familia, escuela y comunidad. 

¿Cómo saber si nuestras hijas o hijos están teniendo alguna dificultad con su salud mental?

A pesar de nuestros esfuerzos como madres y padres, habrá situaciones en las que nuestra tarea para cuidar de la salud mental de nuestros hijos sea buscar ayuda de un profesional de la salud mental. Algunas de las señales que nos pueden indicar que nuestra hija o hijo necesita ayuda son:

  • Cambios drásticos en el estado de ánimo como tristeza persistente, desmotivación, ira, enojo y miedo excesivos.
  • Problemas relacionados con la conducta, agresividad, arrebatos y dificultad en la relación con los demás. 
  • Ideación e intentos suicidas y autolesiones
  • Problemas relacionados con el concepto de sí mismo, la alimentación, peso, dolores de cabeza y estómago frecuentes sin causas médicas y problemas para dormir. 
  • Cambios en el rendimiento académico y dificultad para concentrarse.

Recordemos que todas las y los niños y adolescentes tienen el derecho a ser felices y a tener no solo salud física sino también salud mental y es nuestra tarea como adultos unir esfuerzos para poder prevenir o tratar cualquier dificultad en la salud mental que pudieran llegar a desarrollar. 

Autor: Michelle Echeverría / Mgtr. en Psicología Infantil / michelle.psicologainfantil@gmail.com / FB: Hablando de Mentes / IG: @hablandodementes

Autor entrada: admin