Mamá también necesita dormir

Estar agotada es parte de ser mamá. Nos resignamos y tomamos la responsabilidad como un hecho atado a nuestra decisión de traer al mundo a un ser que depende de nosotros. Estamos continuamente buscando que nuestros hijos descansen y cuando es hora de hacerlo nosotras, lo vemos casi imposible o nos sentimos culpables. Pero mamá también necesita dormir, reponer baterías para ser aún mejor mamá – alerta, sana y feliz – al día siguiente. Sin culpa.

Consecuencias del sueño

El cansancio puede tener consecuencias graves a nivel físico, mental y emocional. En algunas culturas, la privación de sueño llegó a ser una técnica de tortura.

Nuestro cuerpo empieza a exigir atención. Busca energías de cual sea la fuente que tenga disponible y puede llevarnos a una pérdida o ganancia excesiva de peso. Queremos aprovechar cualquier momento para tomar un descanso que, durando apenas unos segundos, no se acerca siquiera a considerarse reparador. Otros síntomas consecuencia del cansancio acumulado son la disminución de la libido, el constante dolor de cuerpo y contagios frecuentes por las bajas defensas.

Los estados de ánimo, por otro lado, son una montaña rusa diaria. De alegría sin igual a un enojo por algo sin importancia. Los estudios respaldan que los diagnósticos de depresión y tasas de suicidio incrementan considerablemente en mujeres que no gozan del descanso adecuado. Sumado a esto el sentimiento de culpa cuando estamos conscientes de nuestros constantes cambios de humor, donde muchas veces rematamos hasta con nuestros propios hijos casi inconscientemente.

Y lo más peligroso, nuestros sentidos no logran funcionar al cien por ciento y esto nos pone en riesgo diariamente. Cuando nuestros sentidos fallan, nuestra capacidad de respuesta inmediata se limita considerablemente. Por ejemplo – y basado en casos reales – es común que te veas buscando cosas que tienes en la mano, que olvides fechas importantes, combines equivocadamente tus zapatos o hasta tengas que dar un frenazo inesperado porque no te diste cuenta en qué momento el semáforo cambió a rojo. Otros estudios han reportado incremento en accidentes automovilísticos, donde sus protagonistas son madres cuyos niveles de alerta estaban por debajo del promedio a causa del cansancio acumulado.

TU SALUD ES IMPORTANTE PARA DAR A TUS HIJOS LA CALIDAD DE MADRE QUE DESEAS SER.

Establece en casa horarios para ir a dormir, con rutinas diarias para crear el hábito. Acuesta a tus hijos temprano, recién llegada la noche, esto les dará un mejor descanso a ellos también. Programa tus actividades del hogar o el trabajo y define una hora límite para ir a la cama, aunque esto implique dejar algunas tareas sin hacer.

Autor: Gabriela Guzmán / Consultora de sueño infantil 

Autor entrada: admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *