El masaje infantil: nutre a tu bebé

Si estás interesado en comenzar la práctica del masaje con tu bebé, te invitamos a apuntarte a cursos de masaje para bebés de la Asociación Internacional de Masaje Infantil y que tomes en cuenta lo siguiente.

  • El masaje es un medio de comunicación con tu pequeño, por lo que ambos deben estar dispuestos y preparados para ese momento. Esto significa que debes estar tranquilo y relajado para transmitirle estas sensaciones a tu bebé, quien deberá estar despierto, atento e interactuando.
  • Antes de iniciar el masaje es importante pedirle permiso, escuchar su respuesta y respetarla. Esto significa que le cuentes lo que va a suceder y observes si está atento y dispuesto a recibir el masaje. Esto es una señal de respeto, que permite forjar las bases de una relación afectuosa y respetuosa con tu pequeño desde los primeros meses.
  • El masaje es por medio del tacto y las caricias, y si se utiliza aceite vegetal los pases tendrán un mejor deslizamiento y se absorbe con facilidad, aportando además nutrientes a la piel de tu bebé.
  • Al practicar el masaje,  el tacto, la voz y mirada juegan un papel importante para potenciar el vínculo afectivo. Háblale a tu bebé y cuéntale lo que está pasando, es muy importante el tono de voz que se utilice para que el bebé perciba correctamente lo que se le quiere transmitir. En cuanto a la mirada, cuando el bebé es recién nacido, puede ver con claridad a 25 centímetros de distancia, que es la distancia aproximada a la que se encuentra de los ojos de la madre al momento de amamantar. Por lo tanto, es recomendable acercarte a tu bebé para que pueda verte.

Recuerda:

  • Tu bebé percibe su mundo por medio de los sentidos, comunícate con él piel con piel.
  • Lo más importante al momento de brindar masaje a tu bebé es que permite una buena base para un mejor conocimiento mutuo y que estás brindándole la estimulación adecuada.
  • El masaje debe realizarse con una presión sutil para que realmente sea estimulante.
  • Todo el cuerpo: ayuda a relajar. Está demostrado que ayuda a mejorar los ciclos de sueño.
  • El vientre: ayuda a mejorar el tránsito intestinal, evita crisis de cólicos y ayuda a evitar el estreñimiento.
  • El pecho: es beneficioso cuando tu bebé está congestionado.

Si no han existido las condiciones favorables para establecer el vínculo afectivo en un primer momento (hospitalizaciones, proceso de adopción, viajes largos, entre otros) el masaje infantil puede ser una vía para potenciarlo.

Autor: M.A. Ana Lucía Penagos Moreno / Psicomotricista y Educadora de Masaje Infantil en Muévete y Crece. Representante en Guatemala de los Centros Españoles de Psicomotricidad Psicopraxis y de la Asociación Internacional de Masaje Infantil.

Autor entrada: admin

3 comentarios sobre “El masaje infantil: nutre a tu bebé

    Bernardo Carrillo

    (19 septiembre, 2012 -2:12)

    Muy buen artículo. Lo hago muchas veces con mi bebe y he visto cómo lo conozco cada vez mejor.

    Ana Lucía Penagos

    (13 abril, 2013 -21:04)

    Hola Bernardo, me alegro mucho que haya realizado masaje a tu bebé. Feliz día!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *