Maternidad: Cambios en tu cuerpo

SÍ, la maternidad cambia tu cuerpo, pero también agranda tu corazón. El cuerpo se transforma no sólo durante el periodo de gestación, sino también después de haber tenido a tu bebe. Los primeros días en casa después de tener tu bebé conviene tener tiempo para descanso y recuperación, tanto a nivel físico como a nivel emocional. Recuerda, a tu cuerpo le tomó varios meses prepararse para dar a luz y también necesitará un tiempo para recuperarse.


  • Sudarás más de lo normal: La mayoría de mujeres sudan muchísimo durante unos días. Durante el embarazo se ha producido un aumento de agua que será  eliminada durante las primeras semanas  a través de la orina y el sudor. No olvides reponer líquidos para mantenerte hidratada. En el postparto el cuerpo empieza a regular la retención de líquidos las extremidades irán recuperando su tamaño.  
  • El pelo se debilita al igual que las uñas. Las  uñas sufren cambios sorprendentes asociados a la alteración hormonal. Si en el embarazo habían crecido de manera notable y estaban fuertes, tras el nacimiento del bebé notaremos que se quiebran fácilmente y se debilitan. La pérdida de cabello puede ocurrir durante las primeras semanas, e irá poco a poco estabilizándose. Tranquila, no te quedarás calva, es un proceso normal debido al reajuste hormonal. 
  • Pechos sensibles y dolorosos al tacto. Cuando te baje la leche, es posible que tengas los pechos tan congestionados que le duelan durante varios días seguidos, y es posible que también duelan los pezones.
  • La barriga empezará a reducirse. Sí, el vientre pero no pensemos que va a quedar como en los anuncios de revista o en las sesiones de fotografías de modelos. Lo normal es que la barriga quede flácida debido a que los músculos abdominales se estiran durante el embarazo. Las fajas post parto pueden ser una buena opción para ayudar a recuperar tu figura. Respecto a las estrías (suelen hacer su aparición en el vientre, los pechos o las caderas), después del parto se volverán paulatinamente más claras.
  • La espalda puede doler: Debido a que hemos estado soportando un peso no habitual anteriormente, ya tenemos la espalda afectada, por lo que estas molestias son muy habituales. 
  • Incontinencia urinaria o hemorroides: Debido a que durante el parto existe una  fuerte presión en la uretra, y el útero está inflamado, puede producirse incontinencia urinaria, además de que se puede presentar una infección de orina que provoque sensación de ardor y dolor al orinar igualmente que las molestas hemorroides debidas a los esfuerzos del parto y la presión. Puedes llevar una dieta rica en fibra, beber mucha agua y ejercicio moderado para que se promueva la circulación sanguínea. Asimismo, durante días incluso semanas, se producirá secreción de líquido llamados loquios, que son restos de sangre y tejido. Además, la vagina puede estar seca e impedir las relaciones sexuales normales, por lo que se requiere esperar un tiempo, normalmente en torno a los 40 días tras el parto.

Autor: María Lucía Sánchez / Especialista en educación infantil, doula, tanatóloga infantil / marialuciasanchezm@gmail.com / Facebook: Una manita entre mamás

Autor entrada: admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *