Mi mundo lo construyo yo

Me siento afortunada de haber pasado etapas de mi vida en donde tenía que recogerme y apartarme para descubrir cosas de mi misma.


En mi vida he tenido que adaptarme y he pasado por procesos de cambio de vida. Uno de los más grandes fue dejar una vida laboral corporativa con más de una década trabajando para multinacionales, con cargos importantes y con sueldos espectaculares. Cambié de vida porque la cultura y la vida corporativa no era el lugar en donde yo me podía realizar. Decidí hacer lo que me gustara principiando por descubrir qué era eso que me gustaba.

El segundo cambio grande en mi vida fue ser mamá. Para mi sorpresa no tenía ni idea de todo lo que implicaba. Así que he pasado otro tipo de cuarentenas, lidiando conmigo misma, descubriéndome y conociéndome. Esta cuarentena ha sido un tiempo maravilloso. Entiendo que este tiempo no se da por las mejores condiciones de la humanidad sino todo lo contrario. Pero como descubrí hace mucho tiempo, el mundo como concepto abstracto en realidad no existe. 

MI MUNDO LO CONSTRUYO YO: lo que pienso, lo que siento, lo que hago y a lo que le pongo atención. Y a ese mundo le incluyo lo que quiero, a los que quiero y a los que me importan, incluyo lo que me construye, lo que me nutre, lo que llena, lo que me gusta, lo que me apasiona…y le agrego mi humanidad que quiera yo o no, es parte de mi mundo porque es parte de mi. Y así, vivimos cada en uno mundo propio por lo que deprimirnos o preocuparnos es una pérdida de tiempo.

Entonces aunque el mundo exterior se desmorone, el mundo que me importa, el mundo que yo construyo es el mío. Y ahora en mi mundo, con mi familia, en mi casa, con este tiempo que el universo nos ha regalado para reconfigurarnos, ha sido maravilloso. Habían muchas cosas de mis hijas que no conocía: actitudes que hay que pulir, hábitos que hay que mejorar, autosostenibilidad que tenemos que lograr.

Hemos incluido políticas de convivencia en la casa para hacer conscientes principalmente a las niñas, de lo que implica ser una persona “vivible” – que sea fácil vivir con ella – hemos aprovechado para hacerles ver del trabajo que implica ser papá y mamá y de la reciprocidad de que esperamos de vuelta por amor y correspondencia.

El consejo más importante que les puedo dar es: ¡NO SE DESESPEREN! Aprendan las distintas estrategias para evitar que el encierro sea insostenible. Tomarse tiempo para uno mismo es importante. No siempre tenemos por qué estar detrás de los hijos – a ellos también les cae bien tener un tiempo para ellos mismos, inclusive si tienen 3 años y 5 como las mías -Hagan ejercicio, pongan a mover a toda la familia, hagan actividades que disfruten todos, hagan actividades en donde cada uno tiene que hace lo suyo. Y vivan cada día como que si el mundo se acabará mañana, pero sabiendo que si este día no fue lo que querían, mañana vuelve a salir el sol y tenemos una oportunidad para volver a empezar.

Autor: Majo Enriquez / @majoenriquez

Autor entrada: admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *