Neuroplasticidad y aprendizaje

Neuroplasticidad es la capacidad que tiene el cerebro para formar y reformar redes o vías neuronales, ese entramado que va generando conexión entre neuronas, el cual se está modificando segundo a segundo dado que los seres humanos recibimos y procesamos del medio ambiente aproximadamente 400 billones de bits de información por segundo (aunque no estemos conscientes de toda esa información recibida).


Cuando se activa algún estímulo al cerebro, este entramado neuronal se va formando al ser transitado una y otra vez, creando así una ruta neuronal que conlleva a la base estructural del aprendizaje, hábitos y/o rutinas.  Sin embargo, esta ruta neuronal tiene la característica de ser flexible y plástica, dando lugar a un crecimiento y por ende cambio de ruta cuando se incorporan variados estímulos.

Esta es la característica distintiva del cerebro, y lo que nos hace diferentes; ya que si bien todos tenemos las mismas estructuras cerebrales al nacer, éstas variarán de acuerdo a lo que se vaya incorporando en el cerebro: aprendizaje, memoria, atención, estímulos sensoriales, etc. lo cual se va inscribiendo en el cerebro en función de las experiencias y lo que se hace de forma  cotidiana.  Esta información nos lleva a la conclusión, y así lo confirma la neurociencia:  La actividad mental modifica el cerebro.

Su relación con el aprendizaje

El estudio de la neuroplasticidad es uno de los aportes más importantes para la educación, ya que es la base del aprendizaje y la memoria, al tener una relación muy estrecha entre los estímulos internos y externos recibidos y el proceso de transformación del cerebro, el cambio morfológico que va teniendo a lo largo de toda la vida. 

La neuroplasticidad explica el porqué de la flexibilidad que se produce en el cerebro del niño ante varios estímulos. En la edad infantil se produce la conexión sináptica (conexión entre una o más neuronas que se multiplican y extienden) más intensa a lo largo de su vida. 

Estudiar y entender este concepto es de suma importancia para poner atención y enfatizar en las posibles y diferentes maneras de estimular a los niños para optimizar la conectividad cerebral, es decir, facilitar la mayor conformación de conexiones neuronales, tanto en los centros de estudios como en el hogar.  

Neurociencia

Se han realizado estudios en centros educativos infantiles con metodologías basadas en conceptos de neuroeducación en dónde han puesto en práctica y aprovechado los conocimientos sobre el funcionamiento cerebral, para enseñar y aprender desde la neurociencia, cuyos resultados han revelado que, debido a esta característica plástica del cerebro, se logra un mejor desarrollo cognitivo, social y emocional en los niños. También se apunta a provocar la neurogénesis, es decir, la capacidad del cerebro de crear constantemente nuevas neuronas.

Los neuroeducadores tienen el reto de enfocarse a cambios de paradigmas sobre teorías de cómo aprenden los niños, a desarrollar espacios generadores de estímulos que provoquen la neuroplasticidad, a aprovechar el gran potencial que nos aporta los estudios en neurociencias basado en imágenes computarizadas en donde se puede observar, en tiempo real, qué área o áreas del cerebro están involucradas e integradas dependiendo del estímulo expuesto.  

Autor: Carolina Schwank / cschwank@empoweryougt.com / Certificada Coach de Vida y Ejecutiva (International Coach Federation), Team Coach (TIM Global de México con Mindsonar), Experta en PNL, Diplomado en Neuroliderazgo y Neuromanagement (Braidot Center)

Autor entrada: admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *