Nuestros hijos en las redes sociales

Si estás considerando introducir a tus hijos en el mundo de las redes sociales, es necesario que antes de cualquier paso, te sientes a meditar si estás verdaderamente lista para lo que se viene. Si la respuesta es sí, entonces podemos pensar en cómo hacer este proceso lo más asertivo posible.

Las redes sociales son un medio de conexión entre perfiles de usuarios que conocemos o no; es la puerta de entrada a un mundo de ventanas abiertas sin filtros y restricciones, de los cuales debemos estar conscientes y considerar con precisión lo siguientes conceptos.

  1. La huella digital: todo aquel rastro que dejamos impreso en nuestras actividades en la web desde un correo electrónico, las búsquedas en Google, como en los perfiles en las redes sociales, queda registrado perennemente y no solo en el historial de la computadora, dispositivo o tablet que usemos, sino en los servidores de la web. Debemos saber que nuestra información personal de alguna manera siempre permanece en manos de alguien más. Por tal razón, la mayoría de redes sociales son permitidas de abrirse a partir de los 13 años de edad, siendo así Facebook la del primer acercamiento.
  2. Conócelas e infórmate: para advertir, prevenir e incluso orientar correctamente a tus hijos, usa y prueba cada una de ellas, y si eres de las que no le gusta la tecnología, revisa en la web qué calificación o aceptación tiene la red social que estás por abrir con tus hijos, de la misma forma en que te informas acerca del contenido de un libro, una película o programa de TV. Algunas redes sociales tienen restricciones de edad, contenido e incluso privacidad.
  3. Elige las redes sociales apropiadas: cada una de las redes sociales tiene su propio ambiente. Algunas son más vulnerables que otras y se prestan para sociabilizar más que otras. Infórmate previamente cuándo es el momento apropiado para empezar a usar cada una de ellas. No es lo mismo usar Facebook a los 13, que Secret a los 13; nuestros hijos también necesitan cierto grado de madurez y criterio para usar determinadas redes sociales que son más expuestas al ciberbullying, sexting, violencia, etc.
  4. Establece normas: como siempre he recomendado, un reglamento en casa siempre te permitirá establecer quién tiene el control sobre el uso de las redes, así como cuándo es o no aceptable usarlas y en dónde. También establece un código de comportamiento, que conozcan qué imágenes son permitidas compartir, qué lugares y qué tipo de comunicación, ya que estas construyen la identidad de tus hijos paralelamente de forma virtual, y están expuestos a otros perfiles.
  5. Instala alertas o filtros: internet tiene dos vías, una que descarga y otra que sube información. Instala alertas y filtros en los dispositivos electrónicos que te permitan resguardar a tus hijos con anticipación de contenido que no creas apropiado para ellos, o lugares en que su identidad pueda ser expuesta.

Autor: Nancy Chang /

Autor entrada: admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *