Ayuda a tu hijo a comer bien

¿Se estará alimentando bien mi hijo/a? Es una de las preguntas más comunes que tenemos las mamás.A continuación, te presentamos diferentes comidas de los cuatro grupos de alimentos que debemos ofrecerles diariamente. Si tienes dudas respecto a su alimentación, no dudes en consultar siempre con un especialista, ya que cada niño es diferente y sus necesidades varían según su metabolismo, constitución y actividad diaria. 

1. Alimentos con féculas
Ofrécele éstos en cada comida y en algún snack. Incluyen cereales de desayuno, pasta, arroz, fideos, papas, camotes o boniatos, plátanos y alimentos hechos con harina como el pan, galletas, tortillas o panqueques.

2. Fruta y verduras
Por lo general, a los niños les toma un tiempo aprender a comer toda la variedad de estos alimentos, en especial las verduras. Es importante que continúes ofreciéndoselos a menudo de manera que aprenda que forman siempre parte de una comida normal. Las frutas a menudo son más populares; córtalas en tiras o cubos para hacer que sean más fáciles de comer, e inclúyelas siempre como parte del segundo plato o el postre.

3. Hierro y proteína
El hierro y proteína lo encuentras en carne, pescado, huevos, nueces y legumbres. Las legumbres son comidas como los frijoles, garbanzos, lentejas o hummus. Ofrécele cortes tiernos de carne ya que le puede resultar difícil masticarla. Escoge salchichas de buena calidad, albóndigas y hamburguesas que tengan alto contenido en carnes magras y poco sodio; éstas son populares entre los niños pequeños, y además son nutritivas. Ofrece éstas en una o dos comidas cada día.

4. Leche, queso y yogurt
Ofrécele a tu hijo estos alimentos al menos tres veces al día. Los productos lácteos proporcionan mucho calcio para los huesos en crecimiento, aunque son muy pobres en hierro. Los niños pequeños necesitan menos leche de la que toman durante su primer año de vida. Ofréceles alrededor de 120 ml/4 oz de leche en un vasito, en vez de una botella llena, e intenta darles 350ml/12oz al día. Los vasos grandes de leche reducen el apetito de tu hijo por otras comidas, especialmente aquellas que son altas en hierro.

En las refacciones puedes incluir un vasito de yogurt o una barrida de queso para complementar las porciones.

Autor entrada: admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *