Preparándonos: el inicio del preescolar

Conforme nuestros hijos crecen, constantemente tomamos decisiones para su beneficio. Una de ellas: la ida al preescolar. Independientemente de la edad en la que inicien, es un acontecimiento que puede generar ansiedad, tanto en nuestros pequeños como en nosotros. 

Es normal sentir ansiedad cuando llega el momento de llevar a nuestro bebé (que poco a poco deja de serlo) al colegio. Esta ansiedad puede iniciar incluso días, semanas o meses antes de que haga su ingreso. Pensamos: ¿cómo será?, ¿estará bien sin nosotros?, ¿le gustará? ¿Se quedará llorando? En fin, nos pasan muchísimas cosas por la mente.

Es fácil transmitir esa situación emocional al resto de nuestra familia. Aunque de alguna manera debemos explicar a los niños lo que sucederá, es importante que ellos no perciban miedo o angustia en nosotros, pues puede generar en ellos sentimientos de temor, lo que llevaría a que algo que puede ser agradable, se torne insoportable.

Infórmate y prepárate

Piensa y toma un tiempo prudente para decidir por qué y cuándo es el mejor momento para que tu hijo inicie la educación preescolar. Esto ayudará a que la ansiedad no venga de sorpresa e iniciemos la preparación para un paso trascendental en la vida de la familia.

Unos meses antes del inicio de clases, es recomendable buscar los establecimientos que te interesen e indagues acerca de ellos: visítalos, conoce su método educativo e identifica si se adecúa a tu forma de pensamiento y crianza. Es importante tener la seguridad de que es el momento ideal y que tu hijo está preparado para encarar la experiencia, no solo física sino emocional y cognitivamente, de esta manera será más fácil traducir la ansiedad en emoción y anticipación positiva.

Explicar a los niños lo que está por suceder y observar su proceso de adaptación a la idea, puede ayudarnos no solo a prepararlos sino también a prepararnos. Si llega a generarse demasiada ansiedad u otros síntomas en nuestro hijo (miedo, pesadillas, enuresis, entre otras), tal vez no sea el momento oportuno para dar este paso. Sin embargo, si no tenemos opción, podemos ayudar a que ocurra de forma más fluida y tranquila al estar seguros de que es necesario iniciar esta etapa y de que el lugar que hemos elegido se adapta a nuestras necesidades.

El inicio del preescolar promoverá en tu hijo mejores relaciones entre pares, seguridad en el mundo que le rodea, adquisición de nuevos conocimientos y muchas aventuras.  Para nosotros será momento de retomar actividades pausadas, como regresar al trabajo o disfrutar de un tiempo a solas cuando nuestros hijos pueden moverse en el mundo con más independencia.

Autor: Alexis Antillon

Autor entrada: admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *