¿Qué buscar en un daycare?

El hogar es el lugar más natural para estimular tempranamente a nuestro hijo y ofrecerle el ambiente que necesita para explorar y descubrir. Actualmente, muchas mamás nos vemos en la necesidad de trabajar fuera de casa, y nos preocupamos por darles a nuestros hijos un excelente cuidado que se asemeje al que les daríamos en casa.

Respaldo científico

Numerosas investigaciones en psicología, educación, neurociencias y economía han resaltado los beneficios de una estimulación temprana adecuada en el desarrollo y aprendizaje de los niños, su futuro éxito escolar y su posterior desempeño en la adolescencia y adultez. La evidencia científica concuerda en que la asistencia a centros de educación parvularia de buena calidad se asocia a logros cognitivos, lingüísticos, académicos y socio afectivos.1

Factores de calidad

La investigación ha comprobado que la calidad de un programa parvulario se asocia estrechamente a su efecto en el desarrollo y aprendizaje infantil. Según Tietze y Viernickel (2010), la calidad de un centro educativo abarca tres factores: 

  1. Estructura: nivel de formación de los adultos, proporción de niños por adulto, infraestructura, disponibilidad de materiales, tamaño de los grupos, entre otros.
  2. Orientaciones: creencias, valores y principios de los adultos respecto de los niños, sus familias y el proceso de enseñanza.
  3. Proceso: interacciones entre los niños, los adultos y el material disponible. 

Relación individual

La calidad de un programa preescolar también involucra la relación del establecimiento educacional con las familias de los niños.

Los resultados de varios estudios indican que una atención personalizada y cariñosa, sensible a las necesidades y características de cada niño y respetuosa de sus ritmos es una condición necesaria para que los niños que asisten al daycare alcancen buenos resultados, es decir, una relación individual que se asemeja a la que experimentan los bebés que son criados por sus familias.

El cuidado de alta calidad tiene asociación directa con “mejores habilidades lingüísticas y matemáticas, cognitivas y sociales y mejores relaciones con los compañeros”2.

El National Institute of Child Health and Human Development (NICHD) ha apoyado un estudio nacional continuo del desarrollo de más de 1.000 niños (seguidos desde el nacimiento) en 10 sitios de cuidado infantil temprano3. La participación en centros, y particularmente en centros de alta calidad, predecía las habilidades académicas y la capacidad lingüística en niños de 4 años mejor que la participación en otras formas de cuidado para bebés y niños.

El hallazgo principal del NICHD es que la elección de cuidado infantil de alta calidad es crítica para los resultados de aprendizaje, lenguaje y comportamiento de los niños.

La edad de entrada, los horarios, la flexibilidad y la individualización podrían hacer una diferencia en la calidad de las experiencias de los niños. Los bebés y niños se están desarrollando rapidamente y comenzando a explorar el mundo. 

Un programa “de alta calidad” para un niño de uno o dos años, por ejemplo, tal vez necesitaría abarcar la flexibilidad de programación que incluya la elección libre de actividades, las siestas y el entrenamiento para usar el baño. Una situación de actividades ricas pero muy estructuradas y de un horario estricto tal vez no ofrezca a niños de esta edad la experiencia suficiente de tomar decisiones. La atención individual a las capacidades y necesidades de bebés y niños de hasta dos años de edad parece ser un elemento crítico de un ambiente de alta calidad.

El método Montessori cubre con todos estos aspectos ya que se basa en la libertad de decisión, es flexible ya que se adapta a las necesidades de cada niño, así como también un método donde los niños pueden explorar su entorno a su propio ritmo. 

 

Autor: Andrea Rocco de Gandar / Directora General Arbol Verde Montessori / Tel. 2369-0779 / 2369-1101

  1. (National Institute of Child Health and Human Development [NICHD], 2001; Vandell, Burchinal, Vandergrift, Belsky, Steinberg & NICHD, 2010)
  2. (“In Early-Childhood Education and Care: Quality Counts,” 2002)..
  3. (NICHD Early Child Care Research Network, 2002, p. 135)

Autor entrada: admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *