¿Qué hacer ante una mastitis?

La lactancia materna no tiene por qué dar ningún problema porque el pecho está preparado para dar de mamar y los bebés están programados para saber mamar, pero a veces, hay mamás que pueden sentir dolor o tener algún tipo de problema.

La mastitis convencional es una obstrucción de un conducto que se ha infectado y suele producir: fiebre y malestar general, decaimiento y cansancio extremo de la madre, temblores y  una zona del pecho roja, dura y caliente. Generalmente ocurre en un sólo pecho que es el que se ha infectado.

No hay que confundir la mastitis con la obstrucción, que se produce con un bulto duro y doloroso en uno o ambos pechos, pero con poca o ninguna fiebre.

Hay otro tipo de mastitis que cursa sin fiebre y con dolor intenso del pezón al amamantar, con o sin heridas.

¿Por qué ocurre?

Normalmente por un defecto en el drenaje de la leche. Por ejemplo, si el bebé ha pasado una temporada mamando mucho y de forma más o menos brusca toma menos pecho, puede haber una obstrucción que puede terminar infectándose. Por ejemplo, es habitual con la introducción de la alimentación complementaria. Por esto no se recomienda destetar de forma brusca ni dejar de amamantar de golpe.

¿Qué se puede hacer?

En caso de obstrucción se recomienda lo siguiente:

  • Aplicar calor en el pecho antes de la toma
  • Hacer masaje circular suave en el pecho
  • Colocar al bebé a mamar en ese pecho primero intentando que su barbilla quede en dirección a la obstrucción. El bebé siempre será el mejor sacaleche y la mejor manera de drenar el pecho.

En caso de mastitis se recomienda lo mismo que en la obstrucción, incluyendo un antibiótico que debe recetar el médico y que sea compatible con la lactancia materna, y también un antipirético para bajar la fiebre.

Por otra parte, si hay una mastitis es importante que no se produzca retención de leche, o sea, si el bebé no vacía el pecho, debe utilizarse un sacaleche o la extracción manual, pero no se debe dejar la retención de leche en el pecho porque una mastitis mal tratada puede acabar en un absceso.

¿La infección puede pasar al bebé?

No, no hay que tener miedo a esto porque el bebé puede seguir tomando leche de ese pecho sin problema. Algunos bebés rechazan el pecho con mastitis porque la leche suele estar más salada, por lo que en este caso es importante vaciar el pecho manualmente o con sacaleche hasta que lo acepten de nuevo.

Fuente: www.maternidadcontinuum.com

Autor entrada: admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *