Tu bebé después del parto

Tu bebe ya nació, está en tus brazos y es el mejor momento de tu vida pero.. ¿Qué pasa con mi bebé después del parto? 


  • Contacto piel con piel. Los recién nacidos no tienen la capacidad de controlar bien su temperatura, por eso es muy importante mantenerlos calentitos y secos. El contacto piel con piel mantendrá a tu bebé caliente y hará que ustedes dos comiencen el proceso de apego. (No te preocupes por el apego si no puedes tener a tu bebé en tus brazos enseguida, tienes mucho tiempo para establecer vínculos más adelante). 
  • Cordón umbilical. Considera hablar con tu doctor sobre cuándo cerrar y cortar el cordón umbilical. Estudios muestran que esperar unos minutos para cortarlo, de manera que esa sangre extra pase de la placenta al bebé, reduce el riesgo de anemia por deficiencia de hierro en la infancia. 
  • Lactancia. Los bebés tienden a estar muy alertas justo después del nacimiento, así que este es un buen momento para comenzar la lactancia. Pídele a tu partera o doctor que te ayude a comenzar a amamantar mientras estés en la sala de parto. Después, cuando llegues a la unidad de posparto, puede que haya una consultora de lactancia disponible para explicarte de forma individual. Asegúrate de pedir toda la ayuda que necesites. 
  • Cesárea. Si has tenido una cesárea, le darán tu bebé a tu pareja o acompañante que estará a tu lado, tú podrás admirar y besar a tu bebé mientras continúas en el quirófano. 
  • Evitar infecciones. Puede que a tu bebé le apliquen una pomada o gotas antibióticas en los ojos poco después de nacer. La pomada o las gotas se usan para evitar infecciones en los ojos, algunas de las cuales pueden causar ceguera. Estas infecciones las causan una variedad de bacterias a las que tu bebé puede haber estado expuesto justo antes o durante el parto.
  • Vitaminas y vacunas. El personal médico también pesará a tu bebé y le dará una inyección de vitamina K para ayudar a la coagulación de su sangre. También recibirá su primera dosis de la vacuna de la hepatitis B antes de que le den el alta en el hospital. 
  • El primer baño del bebé. Generalmente lo hacen como rutina en la sala de cuidados neonatales. No es necesario el baño inmediato, el vernix es beneficioso para la piel del bebé y ayuda a regular la temperatura. Puedes solicitar que el primer baño lo hagas tú. 
  • Si has decidido que quieres que tu bebé sea circuncidado o le perforen las orejas si es niña, generalmente se hace un día o dos después de dar a luz. No olvides llevar los aretes al hospital.

Todas estas peticiones pueden ir anotadas en tu plan de parto y hablarlas con el personal de salud antes del nacimiento de tu bebé. 

Autor: María Lucía Sánchez / Doula, especialista en estimulación oportuna y crianza / marialuciasanchezm@gmail.com

Fotografía: Paola Sánchez

Autor entrada: admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *