Un cambio que va más allá de una dieta

De mamá a mamá. La enfermedad celíaca es provocada por la intolerancia permanente al gluten, conjunto de proteínas presentes en el trigo, avena, cebada y centeno y productos derivados de estos cuatro cereales. Pueden padecerla tanto niños como adultos. Jessica, una mamá que lleva más de 6 años con una dieta libre de gluten, nos comparte su experiencia desde su diagnóstico.


¿Qué es la enfermedad celíaca?

La enfermedad celíaca es una afección del sistema inmunitario en la que las personas no pueden consumir gluten porque daña su intestino delgado. El gluten es una proteína presente en el trigo, cebada y centeno. También puede encontrarse en vitaminas, suplementos, productos para el cabello y la piel, pasta de dientes y bálsamos labiales.

La enfermedad celíaca afecta a cada persona de manera diferente. Los síntomas pueden ocurrir en el sistema digestivo o en otras partes del cuerpo. Una persona puede tener diarrea y dolor abdominal, mientras que otra puede sentirse irritable o deprimida. La irritabilidad es uno de los síntomas más comunes en los niños. Algunas personas no tienen síntomas. 

La enfermedad celíaca es genética. Los análisis de sangre pueden ayudar al médico a diagnosticar la enfermedad. El tratamiento es una dieta sin gluten.

Cambio de estilo de vida

 En el año 2014 fui internada de emergencia en el Hospital Centro Médico, luego de pasar varios días con diferentes síntomas y que cada día iba empeorando. Tuve vómitos, dolor fuerte de estómago, diarrea, dolor de cabeza, náuseas, dolor de cuerpo, tendinitis. Me hicieron diferentes exámenes y todos daban resultado negativo. Llegue a sentir frustración de no saber qué era lo que me pasaba. Al estar en el hospital durante dos días y no sentir mejoría, mi novio (ahora mi esposo) y mi papá, ambos médicos, estuvieron platicando sobre algunas sospechas sobre la Enfermedad Celíaca. Cuando llegó el Gastroenterólogo en común acuerdo decidieron hacerme una Biopsia Intestinal para confirmar si tenía la enfermedad. 

Llegó el resultado y dio POSITIVO para Enfermedad Celíaca. Al darme cuenta del resultado entré en una etapa de Negación, no quería aceptarlo, porque me dijeron que el tratamiento era dieta de por vida, además no tenía ningún conocimiento del tema. Al pasar los días fui buscando información, fui con un Gastroenterólogo, con una nutricionista y poco a poco fui dándome cuenta que no lo debía ver como enfermedad sino como un cambio de estilo de vida, más saludable. Porque llegue a comprender que el tratamiento es solamente una DIETA LIBRE DE GLUTEN.

Al día de hoy llevo 6 años con una dieta libre de gluten y me siento muy bien, ya no volví a tener más síntomas de los que tuve años atrás. Aprendí a ser cuidadosa con mi alimentación, con la contaminación cruzada en los alimentos que me podían llevar a caer nuevamente con los mismos síntomas. A poner más atención en las compras que realizo en el supermercado.

Algo muy importante que debemos tener en cuenta es que el apoyo de la familia o amigos es fundamental, porque la fuerza de voluntad para no consumir ciertos alimentos se va adquiriendo con el tiempo, no es fácil pero tampoco imposible. Yo he tenido la bendición de tener a unos padres que me han apoyado siempre y en todo momento, mis hermanos que también han sido un gran apoyo porque siempre han estado al pendiente de mí, no ha sido sencillo pero cada esfuerzo con respecto a la dieta ha valido la pena.

Estoy por cumplir 5 años de casada y en todo este tiempo he sentido un gran apoyo de mi esposo quién me ha apoyado en toda mi dieta libre de gluten. Ahora me he convertido en mamá de un hermoso niño de tres años quién lleva una dieta saludable, pero estamos por hacerle exámenes para determinar si tiene o no la enfermedad celíaca para llevar una dieta más estricta con respecto al gluten. Tengo una hermosa familia y llevo una vida normal. Todo esfuerzo tiene su recompensa.

Autor entrada: admin