Vacaciones: ¡comparte jugando!

Llegaron las vacaciones de fin de año y qué mejor manera que pasarla bien para los niños que jugando. Así que sin importar la edad de tu hijo o el lugar en el que se encuentren los mejores planes para reír y divertirse son: ¡jugar juntos! 

El juego es un momento en que comparten y pueden expresarse los dos. Además, estarás estimulándolo. Durante una sesión de juego hay intercambio constante, que permite al niño conocer conductas apropiadas por medio de la imitación y a los padres conocerse a sí mismos y a sus hijos, permitiéndoles conocer nuevas formas de comunicación, además de la convivencia, la importancia del sentido del humor y mayor tolerancia.

Recordemos que cada niño tiene su propio ritmo y lo más seguro es que sea diferente al tuyo, por lo que se debe respetar y dejarlo jugar a su propio ritmo. Es importante que comprendas que los niños no necesitan “ser entretenidos”, ya que son increíblemente creativos; solamente necesitan que los acompañes y juegues con ellos. De esta manera se sienten valorados, escuchados, y lo más importante: respetados. Esto también le permitirá forjar un adecuado autoestima.

Es importante que tu hijo se sienta motivado a realizar una actividad, ya que el niño aprende mejor cuando disfruta lo que hace. Bríndale diferentes opciones y dale la oportunidad de elegir qué desea hacer. Voy a recomendarte algunos juegos educativos y entretenidos. Sin embargo, éstos son solamente una guía, ya que todos los niños son diferentes. Respeta y acóplate a tu hijo, así como a sus intereses y motivaciones personales. ¡Crea y deja volar tu imaginación!

  • Viaje al pasado: ¿Recuerdas qué jugabas cuando tenías la edad de tus hijos? Hay muchos juegos que por el uso de la tecnología se han ido olvidando y cada vez se practican menos. Lo más seguro es que tu hijo no se haya columpiado aún en una llanta colgada de un árbol, o no haya jugado liga, jax o cincos. Toma un momento para recordar esos juegos y para enseñárselos a tus hijos, seguro se divertirán juntos, tu pequeño aprendiendo cosas nuevas y tú recordando y reviviendo las actividades que disfrutabas cuando tenías su edad.
  • Sean pasteleros: Dependiendo de la edad de tu pequeño pueden preparar un pastel o unas galletas, o solamente decorarlo. Desde muy pequeños pueden ayudarte a mezclar ingredientes, preparar la masa y amasar o simplemente untar arequipe con el dedo sobre una galleta para decorar, por ejemplo. En cualquier actividad que realicen estarán desarrollando muchas destrezas necesarias para el aprendizaje formal en el colegio.
  • Banda de rock: A los niños les gusta mucho emitir diferentes sonidos ya sea con su cuerpo o con diferentes instrumentos. Si tienes algunos objetos que ya no uses (como ollas viejas o botes de leche) pueden convertirse en sus nuevos instrumentos musicales. Ustedes serán músicos y verán cómo se divierten con ese “ruido” de complicidad que es la música creada en familia.
  • Sean escultores: Con plasticina se pueden crear numerosas figuras. Lo importante es desarrollar la creatividad, realizando una obra de arte con las propias manos. Permítele a tu hijo que esculpa lo que desee utilizando diferentes materiales. Puede hacerlo con las manos, con instrumentos o incluso ¡con los pies! Déjalo expresarse y realicen juntos una obra de arte para la sala familiar, o permítele que la realice solo, pero con tu compañía.
  • Juegos de mesa: la diversión que no falla, ya que existen juegos para todos las edades y todos los gustos. Lo importante es compartir tiempo en familia.

Aprovecha a jugar en un momento del día en el que tanto tú como tu hijo estén con energía y tranquilos. Toma en cuenta que el movimiento es la base de todos los aprendizajes, ya que los primeros esquemas mentales se crean a través de la manipulación de objetos y el movimiento corporal.

El juego favorece la creación de vínculos y estimula en tu hijo la exploración, la mejora del movimiento, la comunicación, el reconocimiento de las normas, la expresión de las emociones, facilita su capacidad de concentración, comunicación y relación, y fortalece su autoestima y autonomía. Y a ti, papá o mamá, te da la satisfacción de formar niños seguros y a la vez forjar las bases de una comunicación afectiva y efectiva con tu hijo, que es un regalo para toda la vida.

Puedes jugar con tu bebé desde el primer mes de vida. En los primeros meses se deben realizar juegos de contacto y estimulación táctil, y poco a poco ir integrando movimientos, estiramientos y estímulos auditivos y visuales.

 

Autor: Ana Lucía Penagos MorenoPsicomotricista, Rehabilitadora Cognitiva y Educadora de Masaje Infantil

Muévete y Crece, Centro de Estimulación y Rehabilitación Profesional:

Cursos de Masaje para bebés y clases de estimulación para niños.

www.mueveteycrece.com / info@mueveteycrece.com

Autor entrada: admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *